Ahora que he visto Euphoria ya no puedo ver Élite con los mismos ojos

Siempre me han gustado las series adolescentes, desde los clásicos como Skins hasta las más novedosas e innovadoras como "Por trece razones". Creo que es un género que no caduca y una fórmula que siempre ha funcionado muy bien. O eso pensaba hasta que terminé “Euphoria”

Esta semana se estrena la segunda temporada de Élite y tenemos las expectativas altísimas pero, ¿volverá a petarlo? Sinceramente, no lo tengo tan claro. Este verano ha pasado algo que no tiene vuelta atrás: hemos visto Euphoria, una de esas series hechas con tanta delicadeza que poco tiene que envidiar a las mejores producciones de Hollywood y, por primera vez, vemos una serie adolescente que, de verdad, habla de la vida. La primera temporada vino con visuales increíbles, una estética cruda a la vez que brillante, tramas profundas sin caer en los tópicos superficiales y una banda sonora única, creada por el cantautor y productor musical británico Labrinth.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

👀

Una publicación compartida de euphoria (@euphoria) el

En octubre del año pasado se estrenaba Élite, una producción española de Netflix en la cual se renovaba, sutilmente, el formato de serie adolescente. Y es que, esta vez se apostaba por algo más que romances previsibles y los problemas típicos de la pubertad. La trama giraba alrededor de un asesinato y se combinaban planos fríos y tensos de interrogatorio con secuencias de fiestas de instituto y eventos de adolescentes de clase alta. La fórmula era buena: un reparto joven y de moda, un aura misteriosa y un tono fresco. En definitiva, una série fácil de ver.

Sin embargo, una vez vista Euphoria, Élite ha perdido fuelle. Ya no parece tan novedosa e incluso recuerda a producciones anteriores como Física o Química... de 2008. La serie española puede gustar más o menos y está claro que la subjetividad y el gusto juegan un papel fundamental, pero
la verdad es que la alternativa estadounidense eleva nuestras expectativas a otro nivel en todos los sentidos.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

a star is born

Una publicación compartida de euphoria (@euphoria) el

Pero, ¿qué tiene Euphoria que no habíamos visto hasta ahora? Podría elogiar las brillantes interpretaciones, la altísima calidad del reparto o la depurada técnica audiovisual. Sin embargo, lo que más engancha de la serie es todo aquello que no se explota, todos esos detalles sutiles que, de manera natural, te atrapan y te enamoran. El maquillaje es uno de ellos. De la artista Donni Davy, justifica hasta el más mínimo detalle y está cargado de simbolismo, representando desde la inseguridad hasta el empoderamiento sexual. Kat, por ejemplo, es una chica con un cuerpo no normativo, que experimenta una catarsis pasando desde la timidez hasta la seguridad más absoluta en sí misma y eso se refleja hasta el último detalle de su maquillaje, algo que también vemos, por ejemplo, durante el aborto de Cassie, los delirios de Rue o la magia de Jules.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Cassie’s clean slate, Episode 8, Euphoria. As much as I wanted to give Cassie a glittering euphoric winter formal makeup look, I didn’t feel like it would help tell her story in this moment. I wanted Cassie’s total absence of makeup here to signal to the audience that she’s reached the start of a new phase in her life, and aims to leave negative self-worth patterns behind her, like falling in love with and conforming to meet the needs of every guy that wants to date or sleep with her. This doesn’t mean her new look is minimal though. I have no idea what @mistersamlev will write for her character next season, but I expect that I’ll take a new direction with her makeup. What kind of vibe do y’all think would suit Cassie given everything she’s gone through and what she’s moving forward from?! I’d love to hear from you all, especially those who relate to Cassie! // Makeup application by me or @kirinrider depending on the day // Hair by @melaniestylez // Swipe to see more film stills and this “no makeup” look up close! PRODUCTS: @ctilburymakeup magic foundation, @yslbeauty cream bronzer as blush, @yslbeauty powder bronzer as eyeshadow, @maccosmetics lip liner in Subculture & Boldly Bare, @anastasiabeverlyhills eyebrow pencil in Taupe, @glossier Boy Brow in Brown, @beccacosmetics cream pot concealers & a tiny bit of brownish black @maybelline mascara. #euphoriahbo #euphoriahbomakeup #feelsomething #naturalmakeup #nudemakeup

Una publicación compartida de d o n i e l l a d a v y (@donni.davy) el

Por primera vez en mucho tiempo vemos una serie que nos llena y nos destroza a la vez, que nos hace viajar desde el más puro éxtasis hasta los infiernos más profundos y algo de agradecer es que no dedica episodios enteros a la salida del armario de un personaje o a una ruptura de pareja, ya que todo eso ya lo hemos visto. Ahora las tramas van más allá, vemos como el poliamor se expresa en una conversación de un minuto o el aborto se trata con una delicadeza increíble sin perder ni un ápice de seriedad en una escena en la que Cassie, experimenta un viaje introspectivo a sus orígenes mientras pasa por la intervención.

Un personaje trans, Jules (Hunter Schafer), es representado por una persona del mismo colectivo (algo no tan habitual) y se muestra de forma totalmente natural que en ningún momento necesita justificación. O Rue (Zendaya) muestra los trastornos mentales y la adicción de una manera tan abierta y cruda que hasta duele. La propia actriz avisaba en sus redes sociales sobre la dureza de la serie antes de su estreno, porque nos muestra su visión de la vida y no pierde el tiempo en desglosar este tipo de conceptos como si no hubiésemos oído hablar suficiente de ellos.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

BIENVENIDA NARCO BARBIE. 6 SEPT. Descubre el trailer en nuestra cuenta. Watch the full trailer in our profile.

Una publicación compartida de Élite (@elitenetflix) el

Ahora la cuestión es la siguiente: una vez terminada esta dosis de realidad y belleza que es Euphoria, ¿podremos ver otras series del mismo género tal y como las habíamos visto hasta el momento, o nos sabrán a poco? Lo que está claro es que Élite, Por trece Razones y todas las series con las que hemos crecido no son malas series. Todas tienen sus puntos fuertes y cada cual sabrá qué le conviene más ver. ¿Podremos seguir disfrutando de todas ellas? Por supuesto que sí, sin embargo, siempre habrá aspectos que quedarán a la sombra de otras apuestas más arriesgadas y que han conseguido marcarnos de otro modo.