La serie de 'La Veneno' te presenta el icono trans que luchó y jamás se sintió víctima

Javier Calvo y Javier Ambrossi muestran su evolución como creadores y directores después de haber llevado adelante la exitosa serie 'Paquita Salas' y la película y el musical 'La Llamada'

"Quiero agradecer a Cristina, por tener la valentía de abrir camino cuando no había más que bosque, por tener que abrir ese camino a machetazos. Quiero que esta serie sea un éxito, más que ninguno de los proyectos que he hecho. Me gustaría que se demostrara que sí se puede. Que una mujer como Veneno puede ser la protagonista de la historia. Que un elenco maravilloso de mujeres trans que brilla, emociona y hace reír puede llegar a todo el mundo. Quiero que esta serie salga bien. Porque sé la apuesta que significa. Y estoy muy orgulloso por todas y todos los que han apostado por VENENO". Así termina el mensaje que Javier Calvo compartió en su perfil de Instagram tras el estreno de la serie que construyó junto a Javier Ambrossi, Veneno. Vida y muerte de un icono, este 29 de marzo en Atresmedia Player. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

VENENO es el proyecto más importante de nuestras vidas. Quiero agradecer a @rsoniamartinez, Ignacio Corrales, José Antón y todo el equipo de Atresmedia apostar por este proyecto. Sé que no era una apuesta segura, sé que fuimos muy osados cuando os propusimos esta locura, pero os tirasteis de cabeza. Respetándonos, animándonos, siendo los mayores fans del proyecto. A @apachete por verlo claro siempre. A @_valeriavegas_, por dejarnos contar su historia, por regalarnos su experiencia con tanta generosidad y por ser una mujer brillante e inteligente que nos ha inspirado a cada paso del proyecto. Quiero agradecer a nuestro precioso equipo. Encontrar, vestir, caracterizar a las Veneno, a Pepe, a tantísimos personajes no fue fácil y lo consiguieron, mejor de lo que nunca soñamos. Pero sobretodo quiero agradecer a todos los departamentos esa sonrisa, esa ilusión, esas ganas con las que cada día han venido a rodar. Un rodaje difícil, intenso, con muchísimas localizaciones, muchísimas noches, muchísimo frío, muchísimos personajes, muy complicado. Lo hemos pasado mal, por momentos, y muy bien casi siempre. Y lo que queda. Quiero agradecer a ese elenco de actrices y actores talentosísimas su entrega y su talento. Y quiero agradecer a Cristina, por tener la valentía de abrir camino cuando no había más que bosque, por tener que abrir ese camino a machetazos. Quiero que esta serie sea un éxito, más que ninguno de los proyectos que he hecho. No por mí, ni por Javi. Porque me gustaría que se demostrara que sí se puede. Que una mujer como Veneno puede ser la protagonista de la historia. Que un elenco maravilloso de mujeres trans que brilla, emociona y hace reír puede llegar a todo el mundo. Quiero que esta serie salga bien. Porque sé la apuesta que significa. Y estoy muy orgulloso por todas y todos los que han apostado por VENENO.

Una publicación compartida de Javier Calvo (@javviercalvo) el

Una hora de un primer capítulo que muestra que sí es importante la mirada de los creadores, la elección de un elenco específico, el relato sobre el que los personajes se mueven y toda la composición que ha conseguido dar vida a la serie Veneno. Vida y muerte de un icono. Porque es algo más allá que un clásico biopic. Porque aunque nunca hayas sabido absolutamente nada de Cristina Ortiz, también te emocionará. Porque educa a través de la risa y la pasión. Y porque, como dicen las palabras de Valeria Vegas (biógrafa de La Veneno), se trata de una historia que transforma los prejuicios en empatía y lo invisible en visible. 

Para dar vida a Cristina Ortiz en tres etapas diferentes de su vida, pasarán por su piel Jedet, actriz, escritora y activista del colectivo LGTB; Daniela Santiago, modelo y actriz que dará con esta serie el pistoletazo de salida a su carrera de interpretación, e Isabel Torres, famosa por ser la primera candidata trans a Reina del Carnaval en Canarias, en el año 2005. Dos líneas temporales (el año 1996 y el año 2006) son la guía de este primer episodio titulado La noche que cruzamos el Mississippi. Este título hace referencia al programa de televisión presentado por Pepe Navarro que tan famoso se hizo durante toda la investigación que rodeaba el crimen de las niñas de Alcasser. Fue allí donde, en el año 1996, Cristina Ortiz pasó de recorrer las noches en el Parque del Oeste de Madrid, a convertirse en un referente del colectivo LGTB casi sin darse cuenta.

Vestuario, maquillaje, localizaciones, color, banda sonora, ritmo o todos los momentos de tensión son en su totalidad acertados. Los Javis, que crearon y dirigieron la exitosa serie Paquita Salas y el musical y posteriormente película, La Llamada, muestran en este primer capítulo una madurez que se compone a través de un relato lleno de luz y de oscuridad pero que tiene sobre todo respeto, pasión y amor por sus personajes y la realidad que los constituyó. La pareja de directores se basa en el libro de memorias de La Veneno, titulado ¡Digo! Ni puta ni santa, que fue escrito por Valeria Vegas. Esta autora es una de las piezas de toda la composición televisiva: interpretada por la actriz Lola Rodríguez, observamos cómo fue su propio proceso de transición y su relación con La Veneno, quien le da la mano en un espacio que aún en 2006 era estigmatizado.

No es esto lo único que toma vida en la serie. También hay un potente discurso alrededor de la identidad propia: la importancia de ser fiel a unx mismx, cómo esta valentía puede implicar ciertas renuncias o por qué es imprescindible entender que no estamos solxs en este tipo de luchas. Cristina Ortiz, La Veneno, fue un símbolo de orgullo trans en los años 90: esta es la parte más positiva que tiene la telebasura. No obstante lleva también su desgracia pues es el mismo contexto el que la utilizó, la explotó y la destruyó. Los Javis ponen sobre la mesa el papel de los medios con una astucia implacable, lo hacen a través del personaje de reportera y madre Faela (interpretado por Lola Dueñas) que, desesperada por no perder su empleo, encuentra a La Veneno y la lleva a la televisión.

En propias palabras de Los Javis, como es ideal acabar esta reseña, "la vida de La Veneno es una tragedia, es un thriller, roza casi el terror. Pero ella nunca la miró así. Siempre se la tomó con humor, valentía e imaginación. Por eso, La Veneno es nuestra heroína. Porque aunque Veneno es la historia de una mujer transexual en una época donde las personas transexuales estaban consideradas el último escalón social, ella nunca se sintió una víctima. Ella siempre fue una luchadora. Veneno está más cerca de Rocky que de La chica danesa. Será un homenaje a todas y todos los relegados a la última fila y a los que luchan a golpes por llegar a la primera".