OT debería dejar de dar visibilidad a gente que no respeta a los demás

Después de que se hiciera viral el Trending Topic #ELIminada, en referencia a una de las concursantes de Operación Triunfo y su comportamiento, Noemí Galera habló con ella para que cambiara su actitud

Después de una llamada de atención, Eli, concursante de OT, anuncia que seguirá siendo como ella es. En otra ocasión abucheaba a sus compañeros cuando cantan con frases tan directas como "que te calles". Hace gestos de vomitar cuando escucha algo que no le gusta. Quita cosas de las manos a sus compañeros sin pedir permiso, ni por favor, ni gracias. Hace comentarios en tono de broma que no son divertidos e invade el espacio personal de sus compañeras restregándose y riéndose. Es una bully.

La nueva edición de Operación Triunfo comenzaba haciendo una demostración de grandes voces. La gala cero, al menos, así lo dejaba claro. A pesar de haber estado un poco empañada por dosis pomposas de cursilería y extremos halagos por parte de un jurado que dejaba bastante que desear, no había duda de que se trataba de un grupo que venía con el talento bajo el brazo. Después de ver la primera gala, estrenada este pasado domingo, y de ver ciertas actitudes y comportamientos, nos surge (y al público también) una pregunta: ¿hasta qué punto importa que cantes bien si en realidad eres una mala persona?

Pasada semana y media de este talent show, está claro que tiene más tintas de reality que de talent y que los perfiles se han seleccionado por la polémica que podrían llegar a generar entre ellos, pero llegar a retransmitir estas escenas que rozan el bullying es un grado que va más allá. Es más, Noemí Galera, directora de la academia, ha tenido que hacer una llamada de atención grupal por las faltas de respeto que los concursantes tienen entre ellos y por la convivencia y el orden, todo bastante desastroso.

Aunque si tuviéramos que hablar cronológicamente de los sucesos que han demostrado la falta de tacto de los concursantes de esta edición, debemos remontarnos al final de la primera gala, el pasado domingo. Había un total de cuatro concursantes nominados, uno de ellos sería salvado por los profesores y el otro por el resto de compañeros para que solamente dos quedaran nominados. Los triunfitos que ya estaban salvados votaron por unanimidad a uno de ellos, dejando a Nick y Ariadna (nominadxs de esta semana) sin nadie que los apoyara. Para más inri, tuvieron que ver cómo todxs sus compañerxs saltaban y se abrazaban mientras cantaban "IVO, IVO, IVO, abrazo colectivo". Twitter ardió a base de críticas no solo por esta actitud final sino porque ni siquiera aquellxs concursantes que cantaron a dúo con los nominadxs tuvieron la decencia de salvarlos

Ahora bien, a pesar de hablar de una generalización, una de las concursantes es la que más ha destacado en cuanto a faltas de respeto o malas actitudes. Ella es Eli, rapera canaria. Su forma de ser y cómo se dirige y se ha dirigido al resto de sus compañerxs ha hecho que los fans del concurso pidan su expulsión. Es más, durante el día de ayer los hashtags #ELIminada y #NominacionDisciplinariaEli ocupaban dos de los tres primeros puestos en Trending Topics de España. Se han compartido decenas de vídeos donde se reúnen sus críticas, comentarios y comportamientos sobre todo a Ariadna (una de las nominadas). Es una de las primeras veces en la historia del programa que se puede ver a alguien mostrando este menosprecio hacia los demás.

“Recapacitad y pensad cómo os habláis entre vosotros, cómo os cogéis las cosas. Las cosas se piden por favor y se dan las gracias”, les advirtió Noemí Galera cuando habló con todo el grupo. Durante este lunes la directora advirtió que no quería dirigirse a nadie en particular porque en ese caso sería para sancionar. Finalmente se supo de quién hablaba: de Eli. Esto sucedió porque la concursante canaria pidió una tutoría con Noemí para comentar que había personas como Ariadna que le estaban faltando el respeto. Por suerte Galera encontró la forma y el momento para comentarle a Eli que era ella quien no se estaba comportando del todo bien y que estaba faltando a las formas respecto a sus compañerxs.

Esta conversación que la directora ha tenido en privado con la concursante es el primer paso para que ella pudiera ser consciente de la actitud desagradable que estaba teniendo. Después de esta charla los fans y seguidores tendrán la mirada fijada en Eli para ver si realmente su comportamiento dará o no un giro.Todas las personas merecen tener la oportunidad de cambiar su actitud porque en muchas ocasiones no son conscientes de ella. Tomar una decisión radical como una nominación o una expulsión no hubiera sido ejemplar ya que el hecho de que la concursante pueda mejorar su comportamiento estaría demostrando que a través del diálogo es posible el cambio.

Se trata de una medida constructiva que busca ayudar a que la persona pueda ver qué errores ha cometido. En colegios u hogares se dan estos comportamientos y puede ser peligroso que personas de edades jóvenes vean cómo se repiten también en televisión. La fórmula reconciliadora es positiva y se aplaude este gesto. No obstante —y sobre todo después de las dos ediciones pasadas tan abiertas e inclusivas— se espera que haya una mejora porque miles de personas de todas las edades están pegadas a las pantallas de sus móviles y muchxs de lxs concursantes son ejemplos a seguir para miles de jóvenes de este país.

El grito de guerra y el tatuaje que se hicieron en conjunto eran dos señales que daban la impresión de que era un grupo sumamente unido. Esa imagen principal se ha ido disipando después de estas casi dos semanas de programa. Esperamos que vuelva y que haya otra sensación dentro de la academia porque si no es así, este programa dejará de representar los valores que nosotrxs defendemos y apoyamos.