Los mejores libros para leer este verano desde la playa

Nueve propuestas bien frescas para leer tumbadxs en la arena o bien tomando algo en el chiringuito de la playa

Elegir un libro para llevarte a la playa a veces no es tarea fácil. Entre clásicos y novedades editoriales a veces se hace difícil poder elegir algo que nos guste o que, al menos, sea lo suficientemente adictivo como para que estemos un buen rato leyéndolo y disfrutándolo a pesar del calor. Nosotrxs hemos seleccionado nueve títulos que pueden ser una gran compañía este verano. Te los dejamos aquí:

'Al final siempre ganan los monstruos', Juarma 

Esta novela narra las aventuras, o mejor dicho, las desventuras de un grupo de amigos de un pequeño pueblo: Villa de La Fuente. Se trata de una obra coral donde se hace un retrato descarnado de lo que significa tener 30 años y vivir en un pequeño pueblo. Los protagonistas sortean la cotidianidad de sus vidas, a veces muy desagradable, hasta llegar al fin de semana, donde purgan sus penas y problemas entre raya y raya de coca. Juarma consigue crear una ritmo narrativo muy dinámico, lleno de acción y humor que hace que te quedes enganchadx. Lo mejor son los diálogos internos de cada personaje. 

'¡Guardias, guardias!', Terry Pratchett

Si eres fan de la fantasía seguramente ya conozcas el universo Mundodisco, si nunca le has dado una oportunidad al género fantástico quédate: Terry Pratchett vale mucho la pena. Se trata de un autor que utiliza la fantasía (enanxs, hombres lobo, dragones, burjxs…) para hacer una parodia de nuestra realidad. En sus novelas no deja títere sin cabeza haciendo claras alusiones a problemas actuales como el racismo, el machismo o la corrupción. Todo en un mundo surrealista y narrado con mucha gracia. Es un Tolkien sin descripciones infinitas, ligerito y muy gamberro. 

Una buena opción es empezar por la serie de los guardias de la ciudad, con el libro 'Guardias, guardias', donde un humano criado por enanos, Zanahoria, se incorporará al menguado grupo de la guardia de Ankh-Morpork liderado por Sam Vimes justo cuando empiezan las extrañas apariciones de un dragón

'Los detectives salvajes', Roberto Bolaño

Un clásico de la literatura que es muy veraniego: una mezcla entre la novela de carretera, tipo 'On the road' y la detectivesca. Se trata de una obra coral que resigue las aventuras de Ulises Lima y Arturo Belano, este último supuesto alter ego del mismo Bolaño, en diferentes países. Uno de los objetivos es recuperar la obra de Cesárea Tinajera, fundadora de los real visceralistas. La narrativa de Bolaño destaca por su sátira, casi sin tomarse a sí mismo en serio, rozando a veces el realismo mágico. Se trata de un libro muy fresco y que tiene bastantes pasajes situados en Barcelona y el resto de Cataluña.

'Panza de burro', Andrea Abreu 

La historia transcurre durante las vacaciones de verano, pero lo característico aquí es otro tiempo: la época de la preadolescencia, ese momento vital en que parece abrirse el mundo adulto pero todo es vislumbrado desde el prisma de la niñez. Nos situamos en las Canarias, con una protagonista que pasa los días con su mejor amiga Isora, algo más adelantada, y a quién ella admira profundamente. Pero lo más destacable de esta obra es su oralidad, que brilla con todo su esplendor conservando la pronunciación característica canaria. 

'Cara de pan', Sara Mesa 

Sara Mesa destaca por ser capaz de adentrarse en los grises y saber plasmarlos con todos sus matices. 'Cara de pan' nos narra una peculiar amistad entre una niña y un señor mayor, llevándonos a terrenos donde sentimos estar acariciando los límites de algo no dicho. La clave de las novelas de Mesa es la sensación indescriptible que consigue provocarte cuando la lees, como si hubieras visto algo que no debieras, pero tampoco sabría decir qué o por qué.

'Supersaurio', Meryem El Mehdati 

Ser becarix-precarix, llorar en el lavabo del trabajo y tener que aguantar a los guiris echando la pota mientras esperas el bus para ir a currar. Esta es la esencia de 'Supersaurio'. A través de un humor al estilo de Twitter, Meryem El Mehdati hace un retrato muy preciso sobre la precariedad, el racismo, la clase social y lo que implica sobrevivir en medio de un lugar asolado por la turistificación como son las Islas Canarias. Solo diremos que leer este libro es como leer el chat de Whatsapp que tienes con tus amigxs.

'El fin del amor', Tamara Tenebaum 

Un ensayo también puede ser una muy buena opción para llevarte a la playa. En 'El fin del amor', Tamara Tenebaum reflexiona sobre las relaciones heterosexuales con perspectiva de género y abordando temas contemporáneos como puede ser Tinder o las relaciones abiertas. 

'Rayuela', Julio Cortázar 

El universo de Julio Cortázar es único. 'Rayuela' no solo es un libro para leer durante el verano, sino que es de esas obras que hay que leer antes de morir. El amor por la mítica Maga, y las escenas surrealistas, mágicas, de la historia lo hacen inolvidable y muy entretenido. Pero más allá de esto, 'Rayuela' son dos libros en uno: puedes leerlo siguiendo el orden convencional o bien según las indicaciones que deja el autor a pie de página. 

'Listas, guapas y limpias', Anna Pacheco 

La clase social es el eje central de la novela de Ana Pacheco. A través del primer año de universidad de la protagonista, la autora hace un repaso muy claro de la sociedad y cómo de marcadas están las relaciones sociales por nuestros orígenes de clase. Narrado con una primera persona íntima, veremos cómo la protagonista de origen humilde intenta encajar con sus amigxs de la universidad, que viven en pisos del Eixample de Barcelona con techos altos, mientras mantiene la amistad con su amiga del barrio, quien toma una vida diferente.