'Supersaurio': un libro sobre llorar en el lavabo del curro y la precariedad

El debut literario de la canaria Meryem El Mehdati retrata con humor la crudeza de ser joven en una isla asolada por el turismo 

Llorar en el lavabo del curro, o en cualquier otro rincón, es una de las vivencias más universales que seguramente puedan existir (a pesar de lo poco que lo comentamos. Bien, ¿y si llorar en el curro se ha vuelto normal y es indicativo de algo más? Esto es lo que le pasa a Meryem, la protagonista de 'Supersaurio', el debut literario de Meryem El Mehdati (Rabat 1991) con la editorial Blackie Boooks. A través de un humor al estilo de Twitter, la joven canaria hace un retrato muy preciso sobre la precariedad, el racismo y lo que implica sobrevivir en medio de un lugar asolado por la turistificación como son las Islas Canarias.

Precariedad total

“C. Tangana llora en la limo y tú en los asientos delanteros de la guagua”. El libro empieza con nuestra protagonista, de 25 años, yendo en guagua para una entrevista de trabajo como becaria en la cadena de supermercados Supersaurio. Además de explicarnos desde un principio cómo se escribe y se pronuncia correctamente su nombre, Meryem (harta ya de que todo el mundo se lo cambie), expresa muy bien lo que todxs hemos sentido cuando hemos salido al mercado laboral a buscar trabajo: la mayoría de ofertas son precarias, sueldos de mil euros, y en otros casos incluso directamente hace años que hemos acabado los estudios y seguimos encadenando curros como becarixs.

Cuando finalmente consigue el puesto en las oficinas de Supersaurio, empiezan a pasar cosas: allí se encontrará con un jefe que no es capaz de crear un pdf, pero cobra el triple que ella, una compañera que le hace la vida imposible y el jefe de otro departamento con el que habrá algo más que una amistad. Además de la diferencia jerárquica, también habrá una notable diferencia de edad, concretamente 12 años. No haremos spoilers de cómo avanza la trama, solo diremos que en una sola frase El Mehdati es capaz de hacernos reír y a la vez perforarnos el pecho con la crudeza de la realidad. 

Un libro rápido y directo

Es un libro que se lee muy rápido, no porque sea simple, sino porque es como si El Mehdati hubiera visto tu chat de WhatsApp con tus amigxs y lo hubiera convertido en una historia. La angustia vital, el sentimiento de sentirte sola, tener que lidiar con unx caserx idiota porque no puedes permitirte un alquiler más alto o volver a mudarte. Vamos, todo esto que nos ha pasado a muchxs, es también lo que le pasa a Meryem en el libro. 

La paradoja entre odiar el trabajo que haces y no poder renunciar a él es otro de los ejes centrales del libro. ¿Cuántas veces no hemos soñado con dejar el curro donde estamos, pero nos hemos hecho atrás porque necesitamos la pasta? Al final, la precariedad se acaba convirtiendo en una telaraña de la cual es muy difícil escapar, y por desgracia, te acaba moldeando a su manera.