HBO saca su 'Black Mirror', una distopía sobre cómo viviremos en un futuro muy cercano

En un futuro donde gobierna la ultraderecha, con personas medio humanas y medio robots

Primero, Reino Unido abandona la Unión Europea. Después, Trump es releegido como Presidente. China se convierte en la potencia mundial. De golpe, un conflicto estalla en Ucrania y hay un nuevo movimiento migratorio masivo dentro de las fronteras europeas, muy similar al de los Balcanes. Ante la masiva llegada de refugiados, muchos países promueven las expulsiones masivas de migrantes que no tengan la nacionalidad. Cinco hechos que o están pasando ya o son altamente probables. Pero la cosa no se queda aquí. La política internacional escala en más conflictos.

En España el socialismo revolucionario llega al poder. La familia real tiene que exiliarse a Mónaco y Cataluña se independiza. Pero nuestro país no es el único con cambios extremos políticos, a lo largo de Europa, la ultraderecha se alza y el fascismo ya no es un recuerdo del siglo pasado. Así es el mundo en 2027 (así que todavía quedan muchos años de proceso independentista, lo sentimos, Torra). Este es el futuro distópico en el que se enmarca la nueva serie británica de moda, Years and Years, que recuerda a las exitosas Black Mirror y Utopía, y cuyos primeros capítulos están disponibles en HBO.

La serie retrata la historia de la familia Lyons de cuatro hermanos —y sus matrimonios e hijos— en un lapso amplio de tiempo, desde 2019 hasta 2034, con ese futuro como telón de fondo. Los protagonistas, originarios de Manchester, tienen peculiares historias. Por una parte está Stephen, casado con una mujer negra y con dos hijas mestizas; Daniel, homosexual y en una relación que no le satisface demasiado; Rosie, una madre soltera algo peculiar y que padece espina bífida; y Edith, una activista para luchar contra los movimientos represivos que han ido en aumento a partir de la segunda década del siglo XXI.

Las principales tramas se centran en los dramas e inquietudes de la familia. Sus turbulentas relaciones y sus rayadas mentales, todos aquellos problemas que transcurren a lo largo de una persona, en los 15 años entre los que fluctúa la acción argumental. Pero no, la serie no es solo un drama, también tiene tensiones políticas. Obviamente, no introducirían un futuro distópico si no era para explotarlo al máximo.

Mientras los Lyons van viviendo su vida, la acción política está siempre ahí, proporcionando giros de guion increíblemente adictivos: cuando parece que la serie está estancada o que va a ir por un camino obvio, da un giro de 180 grados y se desvía por una trama que no habías anticipado. Como dice la crítica Lucy Mangan, “no nos merecemos la genialidad de Russell T. Davies [el director]”. Coincidimos con ella.

'Years and years' (2019)

Years and Years, además, se aventura en cómo avanzará la tecnología: un spoiler, filtros de snapchat para la vida real —imagínate, todos los adolescentes con las orejitas de conejo por la calle—, robots prostitutas, y la capacidad de enviar tu conciencia y recuerdos a la nube —“yo soy transhumana”, dice una de las hijas pequeñas de la familia Lyons, porque quiere digitalizarse y dejar su corporeidad física—.

Así que sí, la serie tiene entremezcla todas esas tramas tan Black Mirror que nos gustan y que auguraban que lo petaría: tecnología avanzada y deshumana, futuros políticos desencantados y dramas personales. Pero probablemente, lo más adictivo e inquietante es la constante sensación de alerta que te deja, porque, a diferencia de series como The Handmaid's Tale que aunque explican cómo se llegó a ese futuro distópico parece algo muy lejano y radical, aquí el futuro parece la consecuencia lógica de todo lo que estamos viviendo. Es un futuro alarmantemente probable.