6 planes perfectos para disfrutar el finde en Barcelona

Después del covid, un 15% de los bares de la ciudad cerraron. Por suerte, llegan nuevas inauguraciones para darle vida a la ciudad. Y si quieres algo más cultural: descuentos del TNC o la nueva exposición del CCCB

¿Recuerdas en febrero cuando tenías la agenda llena de planes y actividades? Había tantos eventos en tu ciudad que hasta te daba palo ir y te buscabas excusas para quedarte en casa en pijama. Quién te iba a decir que, un mes después, ibas a estar confinado. Ahora, aunque nuestras agendas estén todavía bastante secas, no es por la falta de cosas que hacer en la ciudad. Barcelona ofrece muchísimo entretenimiento post-covid, y estos planes lo demuestran.

1. William Kentridge en el CCCB

El artista sudafricano William Kentridge utiliza, literalmente, todos los géneros posibles del arte (animación, ilustración, teatro, danza, audiovisual, dibujo…) para reflexionar sobre la herencia del apartheid en su país, el racismo institucional en todo el mundo, el mundo postcolonial y los movimientos migratorios. La exposición, que se estrena hoy, viernes, tendrá entrada libre hasta lunes, día 12, y luego pasará a las tarifas normales del centro (6 € sin descuentos, aunque las tardes del primer domingo de casa mes son gratis).

2. Nuevas inauguraciones

José Hevia

A pesar de que el covid acabó con un 15 % de los bares de la ciudad, la vida continúa, y aparecen nuevos establecimientos dispuestos a revivir el ánimo y ocio barcelonés. Por ejemplo, el vrutal (Rambla del Poblenou, 16), que apenas lleva dos semanas abierto. Es "una hamburguesería y coctelería vegana para no-veganos", un bar “que también atraiga a aquellos que no habían pensado en dejar la carne”, afirma una de sus socias, Alessandra. En la otra punta de la ciudad, en Sant Gervasi, otra inauguración: el Flash Flash, el bar setentero decorado con arte pop (un clásico barcelonés), acaba de “tener un hijo”, como aseguran sus propietarios. Se llama Croma (Avinguda Diagonal, 640) y, situado frente a la Illa Diagonal, mantiene la estética tan característica de su padre, pero “con un toque más moderno y joven”.

Una de las víctimas del parón económico fue el café y galería de arte Mecànic, en Gràcia. Pero no ha tardado demasiado en tener un sucesor. La compañía teatral Sixto Paz y la marisquería Lluritu se han unido para darle nueva vida al local, y así ha nacido La Muriel (Verntallat, 30), un “vivero cultural y restaurante”, como la describe el actor Pau Roca (que protagonizó Les coses excepcionals en Barcelona), socio y cara visible del local. Su apuesta es muy interesante: una “cultura viva” que sea paralela a la actividad gastronómica. Es decir, en vez de una exposición colgada de la pared, proponen un arte más inmersivo, como el de Anna Cornudella, que actualmente está pintando un mural en su pared y que, cuando acabe, lo borrará ("al fin y al cabo, nos interesa la creación, no el resultado", añade Roca). Después de Cornudella, unos actores ensayarán La casa de Bernarda Alba. De nuevo, de forma paralela a la actividad gastronómica, sin más intención que convivir con el arte, no disfrutar de una obra acabada. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de La Muriel (@lamuriel__) el

3. Descuentos jóvenes del TNC

La cultura no es cara, y menos aún si eres joven. Pero, ¿qué es ser joven? Según el Teatre Nacional de Catalunya (Plaça de les Arts, 1), tener menos de 35 años. Así que sale muy rentable ir a ver sus obras, con un 50% de descuento si entras en ese rango de edad. Esta semana es la última para ver Ahiruna obra que reflexiona sobre aquellas personas que nos vemos atrapadas en nuestro pasado, buscando respuestas a por qué nos sentimos mal, qué nos impide avanzar y cómo dejamos atrás la tristeza. Para hacerlo, utiliza poesía, música, circo contemporáneo y luces. Un espectáculo multidisciplinar para hablar de un sentimiento de tristeza muy universal.

4. Vuelve el festival de La Monumental

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Monumental Club (@monumental.club) el

¿Echas de menos los festivales? No hace falta que respondas: sí, ya lo sabemos. Aunque tuvimos las Nits del Fòrum, el pequeño Primavera Sound de este año, todavía seguimos con hambre de más. Por eso, La Monumental (Gran Via de les Corts Catalanes, 749) organiza un nuevo Monumental Club, su festival de conciertos de pequeño formato, que esta vez cuenta con grupos como Manel, La bien querida, Delafé o Papá Topo. El aforo, limitado, está dividido en grupitos de seis (cada uno con su mesa) y no se puede bailar. Pero, al menos, compensa que verás la preciosa arquitectura de la plaza.

5. El cine que no llegó a los festivales

Durante el covid había programados muchísimos festivales de cine. Y todos se cancelaron o atrasaron. Por eso, en su nueva edición, el Pantalla Barcelona, el festival del cine hecho en la ciudad o de autores barceloneses, ha decidido hacer de hogar de acogida de todas las películas que quedaron huérfanas sin sus festivales y añadirlas a su cartelera. Las proyecciones, que empezaron esta semana, se alargarán hasta el 18 de diciembre en nueve centros cívicos de la ciudad (más información en su web) y con entrada gratuita. ¿Algunos de los títulos que podrás ver en el festival? Estiu 19937 razones para huir o Memorias de un hombre en pijama.

6. "Feminista tenías que ser"

La periodista y activista feminista Natza Farré inaugura en el Palau Robert (Passeig de Gràcia, 107) una exposición titulada Feminista havies de ser, en la que explora cómo el machismo lleva a la invisibilización de las mujeres. Es una reflexión sobre las tareas domésticas, el techo de cristal y las violencias (micro y macro) que sufren, simplemente, por su género. Recién inaugurada, estará disponible hasta el 29 de noviembre, con entrada gratuita.