Los 5 episodios de Love, Death & Robots que necesitas ver cuanto antes

Hemos tenido que dejar fuera exquisiteces como Mano amiga o Trajes. No nos matéis

A estas alturas de la película es imposible que no hayas oído hablar de Love, Death & Robots. La antología de cortos de ciencia ficción animada (salvo un episodio) creada por Tim Miller (Deadpool) y David Fincher (El club de la lucha) para Netflix ha generado un fandom enorme en apenas tres semanas. "Es maravillosa, blabla". "Tienes que verla, blabla". Es verdad que la gente se pone muy pesadita con estas cosas, pero en esto estamos con ellos: es maravillosa y tienes que verla. Desde minicivilizaciones de congelador a Hitlers alternativos, pasando por vampiros ancestrales y viajes espaciales. Esto son nuestros cinco favoritos de los dieciocho episodios que la componen (y son todos autónomos, así que empieza por esta cuenta atrás):

5. La ventaja de Sonnie. Es el primer cortometraje de Love, Death & Robots y resume bastante bien lo que significa esta antología: espectáculo visual de primer nivel, sexo gratuito que bien podrían haberse ahorrado y un girito argumental de cierre para removerte en el sofá. Y sí, el cóctel funciona de maravillas. Por si fuera poco, La ventaja de Sonnie esconde una historia de violencia sexual y superación. Es lo que hace especial a Sonnie. Lo que la hace invencible en el ring.

4. Tres robots. No todo en esta antología de Netflix iba a ser violencia explícita. En Tres robots, una pieza cómica de apariencia pixariana, la violencia está implícita: una Tierra postapocalíptica perdura sin los seres humanos, extintos a causa de alguna catástrofe, quién sabe si provocada por nosotros mismos (muy probablemente). La exploran, preguntándose y burlándose de la condición humana, tres divertidos robots. Ah, y hay gatos. Muchos gatos. Gatos con truco.

Netflix

3. Yogur al poder. Ni este cortometraje ni el anterior son las mayores exhibiciones visuales de Death, Love & Robots. Los hay más espectaculares a los ojos como Noche de criaturas marinas o Más allá de Aquila. Pero estos tienen mucho más fondo. Y este, en concreto, mucho cachondeo (y pesimismo). ¿Un yogur superinteligente que nos ofrece las claves para el bienestar humano absoluto? ¿Y los humanos nos las arreglamos para cagarla igualmente? No sé, Rick, suena real.

2. Buena caza. Para quienes tengan predilección por la animación de herencia manga, Buena caza será una experiencia fascinante. Y para quienes no la tengan, también. Porque lo tiene todo. Un apartado visual embaucador, unas relaciones humanas muy intensas y, como inevitable fondo, la brutalidad humana. Especialmente la brutalidad que los hombres han blandido contra las mujeres durante milenios. Misticismo oriental, robótica y vendetta en los mismos fotogramas.

1. Zima Blue. Sin duda, es la joya entre joya. Apenas diez minutos de historia, pero qué historia. Aquí no hay sexo injustificado, violencia random ni pajas pirotécnicas. Zima Blue explora el sentido de la existencia a través de un viaje por el universo y por el arte que lo conducirá, finalmente, a una sencilla pero trascendental verdad. ¿Para qué estamos aquí? ¿Qué aporta realmente sentido a nuestra existencia? El must see en estos momentos. Así que ya estás tardando.