Un tercio de los espacios protegidos del planeta están en peligro

El área natural en peligro supera los 3 millones de kilómetros cuadrados 

Santuarios de la naturaleza aparecen en enormes pósters y postales como protagonistas del aire limpio que llena el mundo. Pero no, es solo una apariencia. El tercio de los santuarios y parques naturales de todo el mundo se está viendo en peligro por la incesante evolución humana que nos lleva a conectar el mundo con carreteras, puentes y demás edificaciones. Como si no hubiera ya las necesarias. Al menos así lo ha especificado el diario The Independent al informar que el área natural en peligro supera los 3 millones de kilómetros cuadrados.

The Independent

Según las páginas de este diario, una investigación de la Wildlife Conservation Society publicado en la revista Science alerta de que “los gobiernos afirman que estos espacios se encuentran protegidos por el bien de la naturaleza cuando en realidad no están a salvo”. De hecho, uno de los puntos que sostienen la investigación es que la presión demográfico sobre estos espacios vírgenes podría provocar que en “algunas décadas muchas especies del planeta desaparecerán sino se detiene esta aniquilación que urbaniza sin freno”.

En este sentido, el informe pone en evidencia que las personas se están trasladando a estos parques protegidos sobre todo los que viven en las áreas de Asia, Europa y África que tienen una densidad de población muy alta y que, en muchos de ellos, “los principales proyectos de infraestructura, incluidas las autopista y la agricultura industrial se encuentran dentro de estos espacios”. 

The Independent

Sin embargo, los investigadores no pierden la esperanza y explican que “muchas de las zonas protegidas se encuentran en buen estado”, el objetivo de ellos es que “se mantengan y se consiga concienciar a los gobiernos de la importancia que tiene la naturaleza”. Más allá de la acción de los gobiernos, se hace cada vez más evidente que para los grandes cambios son imprescindibles las pequeñas acciones. De esta manera, nuestro granito de arena podría ser cuidar el medio ambiente enfocando nuestra atención en no contaminar, reciclar y consumir productos que sean biodegradables.