Perú aprueba una ley que permitirá llenar de carreteras la selva amazónica

En un mundo cada vez más repleto de cemento y ladrillo, conservar las pocas joyas de la naturaleza que quedan en el mundo es una preocupación creciente especialmente cuando son hogar de culturas en serio peligro de desaparición. Por eso, la aprobación de una ley peruana que permite la construcción de carreteras en la región más remota y virgen de la selva amazónica, refugio de diversos grupos indígenas aislados por voluntad propia, ha escandalizado a la sociedad peruana que ha levantado la voz enérgicamente contra una legislación que contraviene varias obligaciones internacionales asumidas por el país sudamericano.

"Esta ley se burla de los compromisos de Perú con respecto al cambio climático y de la reciente visita del Papa", dijo Laura Furones, portavoz de la oenegé, Global Witness. Y es que el anuncio de esta destructiva ley llegaba de la mano del diario oficial de Perú tan solo unas horas después de que terminase la visita del sumo pontífice al país, durante la cual el líder del Vaticano alertó que la Amazonia y sus pueblos "nunca han estado tan amenazados en sus propios territorios como lo están ahora" y protestó contra "la presión ejercida por los grandes intereses comerciales" que están destruyendo un hábitat natural vital para todo el planeta.

Esta nueva legislación, aprobada por el Congreso de Perú sin oposición alguna del Gobierno, declara legal la construcción de carreteras en Purus, una región cercana a la frontera con Brasil que abarca cuatro parques naturales y cinco reservas indígenas. Por ello, Iván Lanegra, ex ministro de asuntos indígenas, ha criticado a un estado "que toma decisiones de espaldas a la selva Amazónica y a sus pueblos". En esta misma línea se ha manifestado también Julia Urrunaga, directora de la Agencia de Investigación Ambiental de Perú, que ha recalcado que la nueva ley contradice un fallo judicial que declaraba la Amazonía como interés nacional protegido. Un retroceso brutal en cuanto a la preservación del pulmón verde del planeta.