Si cada vez hay más países que condenan las armas, ¿por qué en España se abre el debate?

Vox ha logrado que se hable de armas en el país de la UE con menos criminalidad, por eso necesitamos datos que contrarresten sus matizables argumentos

Después de los atentados en Christchurch (Nueva Zelanda) en el que murieron medio centenar de personas, la primera ministra, Jacinda Ardern, ha anunciado que prohibirá la venta de armas de asalto y semiautomáticas, es decir, las que usaron los terroristas para cometer la masacre. Pero no es el primero ni el único país que ha condenado las armas en los últimos años. 

En Israel se impidió a los soldados llevarse las armas a casa cuando estaban de permiso y descendieron en un 40% los suicidios. Y en Estados Unidos, la meca de la cultura armamentística, los jóvenes han salido a la calle con el movimiento March for our lives, cuya portavoz es la activista Emma Gonzalez, reclamando un cambio político que las regule. El movimiento anti-armas no es un fenómeno aislado.

En España este debate nunca había estado sobre la mesa. No era algo de interés, no se mencionaba en el Congreso, no se hablaba de él en las televisiones. Siempre se miraba desde la distancia: era ese problema que tienen ahí en Estados Unidos. Pero Vox lo ha logrado. Ha conseguido que se hable de él, tanto, que la mayoría de medios nos veamos forzados a desmentir muchos de los bulos que están rondando sobre las armas incluso antes de que sucedan —como con los antivacunas— y se conviertan en un movimiento capaz de presionar socialmente.

El canal de televisión Cuatro recoge la propuesta de Abascal, “que los españoles sin antecedentes y en pleno uso de sus facultades mentales puedan disponer de un arma en su casa para usarla en situaciones de amenaza real sin tener que enfrentarse a un infierno judicial”. El artículo en el que lo explican es un ejemplo de cómo Vox ha conseguido abrir este debate: expone sus argumentos políticos sin matizarlos o tener en cuenta los datos que los desmienten, además, obvian los peligros de esta medida y hacen una encuesta para generar opinión y que parezca que hay un amplio grueso de la población que lo reclama.

Para hablar de las armas en el hogar, hace falta respaldar los argumentos con datos, porque es muy fácil hablar de "protegerse" y "legítima defensa" sin mencionar todas las violencias que se ven multiplicadas cada vez que hay pistolas en casa. El portal de noticias internacionales Hemisfèria explica el caso estadounidense, que demuestra que tener un arma en casa para la legítima defensa es todavía más peligroso que no tenerla. “Según datos del FBI, el uso doméstico de las armas de fuego era diez veces mayor en una discusión que para parar un delito grave en legítima defensa. Además, no existen evidencias de que tener arma de fuego sea un mecanismo de defensa efectivo, más bien lo contrario, las probabilidades de que una persona sea herida se multiplican por cuatro, según la Asociación Americana de la Salud Pública”.

Eldiario.es también recopila otros datos que deberían apartar a cualquier persona de los deseos de querer tener un arma para defender su hogar. “Un partido tan preocupado por la familia como Vox debería saber también que las armas de fuego son la segunda causa de muerte para los niños en EEUU, donde un chico o chica de entre cinco y catorce años tiene 23 veces más posibilidades de morir disparado que en el resto de países desarrollados”. Desde el 2000, en menos de 20 años, se han producido 213 ataques en escuelas, donde la mayoría de víctimas eran niños, corrobora un artículo del portal cultural Ventura.

Además, las pistolas en casa aumentan considerablemente la mortalidad en la violencia de género. “En los hogares con pistolas también hay más violencia machista y más letal: una de cada dos mujeres asesinadas por sus parejas en EEUU vivía en un hogar con armas de fuego”, añade el artículo. Aunque, vista su estrategia política, para la ultraderecha la violencia machista o no existe o no es relevante.

También, obviamente, el suicidio se multiplica de forma exponencial. 2 de cada 3 muertes por arma de fuego en EEUU son suicidios. Teniendo en cuenta que en España esta es la principal causa de mortalidad en los hombres jóvenes, que está muy silenciada y que vivimos en un país que no valora demasiado la importancia de la salud mental, aportar armas de fuego a esta ecuación podría ser desastroso.

Aun así, los defensores de las medidas de Vox aseguran que sus medidas estarán muy reguladas y que seguirán los pasos de países como Italia, que hace poco aprobó el uso de armas de fuego como legítima defensa durante la noche. Según Abascal, “no podrán comprar armas personas con antecedentes”. Tristemente, la experiencia demuestra que esto no se puede controlar y que las personas con antecedentes pueden acaban consiguiéndolas. ¿Cómo? Lo explica eldiario.es: “cada año se roban más de 400.000, que son fácilmente reemplazadas por sus dueños pero que acaban en manos de criminales a través del mercado negro”.

Finalmente, una pequeña reflexión. España es un país con unos índices de criminalidad bajísimos: 43,2 delitos por cada 1.000 habitantes. Es el país de la UE con menos homicidios y en la última década ha reducido la criminalidad en un 40%. Así pues, toca hacernos la pregunta, ¿realmente queremos abrir un debate que no existe para un problema que no es problema? Tenemos que tener cuidado cómo lo debatimos y, sobre todo, cómo lo comunican los medios.