Si eres millennial olvídate de jubilarte antes de los 70... como mínimo

Son los augurios del FMI: el mundo ha envejecido y probablemente si queremos pensión tendrá que ser la de un fondo privado

Alerta millennial, estamos jodidos. O como mínimo, así lo advierte el FMI —el Fondo Monetario Internacional, esa organización financiera constantemente acusada de ser ultracapitalista, neoliberal y de favorecer las élites en todo el mundo—. Lo ha hecho en un informe llamado El futuro de los ahorros: el papel de las pensiones en un mundo que envejece, en el que se asegura que todos aquellos que se vayan a jubilar en treinta años (es decir, los que ahora tenemos menos de 35), muy probablemente no podrán hacerlo

¿Por qué? Pues por lo que ya sabemos todos y que está pasando en países como Japón o Alemania: el país está envejeciendo, los ancianos viven más años y los jóvenes tenemos menos hijos —pero, en esta economía, ¿quién puede tener hijos si apenas puedo pagarme el zulo donde malvivo?—. Como hay menos trabajadores, hay menos personas cotizando y muchas más que dependen de las reservas de dinero público y sus pensiones. Al final, si seguimos así, no habrá dinero para pagar las pensiones.

¿Qué respuesta da el FMI para solucionarlo? Pues una muy neoliberal: recomienda que los países "reduzcan la generosidad" y recorten en pensiones. Como si fueran un premio y no un derecho. Además, creen que los trabajadores deberían "ahorrar más" y extender sus vidas laborales hasta cinco años más. Es decir, en España supondría jubilarse a los 70. Aconsejan no pensar que van a cobrar pensiones y resignarse a coger un plan de pensiones privado, que consiste en dejar una parte porcentual de tu sueldo en un banco e irlo cobrando una vez te hayas jubilado, como si fuera una pensión estatal. 

Al fin y al cabo, lo que quieren es que sean los ciudadanos los que asuman su pensión y no el Estado. Eso sí, dicen que los recortes deben hacerse con cuidado para no provocar "pobreza en la tercera edad". Viendo que los estados europeos tiendan a seguir las directrices del FMI —con nefasto resultado y pobreza, mirad a Grecia sino...—, es probable que estos augurios terribles se cumplan y todos los millennials estemos condenados a una jubilación tardía.

Una forma de evitar este envejecimiento y de asegurar que haya una base de población joven que trabaje es —Santiago Abascal, tápate los oídos— la inmigración. Atrayendo y acogiendo personas jóvenes y familias extranjeras estamos invirtiendo en un país con mayor tasa de fertilidad. Es decir, más joven. Un motivo más para rechazar el discurso de ultraderecha y xenófobo. Aunque solo sea por puro egoísmo y evitar que te atrasen la jubilación.