Claves Para Entender A Grecia Y A La UE Frente A La Deuda

La situación económica en el país heleno es muy grave, pero esto no es algo nuevo, puesto que lleva varios años sufriendo los devastadores efectos de la crisis y ahogándose en los préstamos (rescates) que él mismo solicita. Hemos llegado a unas condiciones realmente adversas, pero, ¿en qué punto estamos y qué opciones hay sobre la mesa?

Troika

La UE está estudiando la posibilidad de disolver la Troika, que es el poder encargado de la política exterior y la seguridad común, además de un símbolo evidente de austeridad. La Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional son los responsables de su supervisión. Esta medida se llevaría a cabo siempre que Grecia cumpliese sus compromisos y serviría para aliviar tensiones en Europa al compaginar las demandas del Gobierno griego con las exigencias de los socios del euro.


Deuda

La respuesta de Bruselas es rotunda: no habrá una quita de la deuda. En cambio, no cierra la puerta a una renegociación de esta, lo cual implicaría una ampliación de plazos y una reducción de intereses. Eso sí, a cambio Grecia debería acatar escrupulosamente con una serie de objetivos y las cláusulas de incumplimiento serían mucho más duras que las actuales.


Salida del euro

La salida del euro no sería un plato de buen gusto para la Unión Europea, pero tampoco supondría una noticia agradable en Grecia. A día de hoy parece una opción remota, pero no hay que olvidar este punto, sobre todo de cara a las negociaciones entre ambos.


Prima de riesgo

La prima de riesgo griega ha vuelto a subir, sobre todo desde la victoria de Syriza y esta semana no ha parado de bailar en torno a los 1.000 puntos básicos. La desconfianza de los inversores en el país no ayuda a las negociaciones, pero si todos quieren ganar hay que estabilizarla.


Febrero, mes clave

El día 28 de este mes vence el rescate griego, por lo cual las negociaciones se vuelven a abrir. Tsipras ha afirmado que pagaría los préstamos al BCE y, para sorpresa de algunos, ha asegurado que no quiere prolongar el rescate actual para no seguir endeudándose, lo cual podría salpicar a los bancos sin la liquidez del BCE. Asimismo, tratará de renegociar con las autoridades europeas un pacto. Bruselas sabe que la auténtica agitación llegará ahora.


Rescate blando

En el caso de que todo se produzca como esperan Grecia y la UE, es decir, si se llega a un acuerdo, probablemente el país heleno solicitará una línea de crédito de precaución. Esto se traduce en un rescate blando de menos dinero y que hasta ahora nadie ha solicitado. Por tanto, si se salda la deuda actual y se solicita un préstamo menor, las responsabilidades y la dependencia europea de Grecia también se reducirían.

Crédito de la imagen: vozpopuli.com