Las claves para ser nómada digital y trabajar desde lugares maravillosos

 No es tan sencillo como hacer una maleta y largarse. Debes prepararlo bien

Hay quienes piensan que el ideal romántico de ser nómada digital y trabajar viajando está sobrevalorado en realidad. Que suena muy bien lo de andar de país en país, pero que al final unx siempre termina deseando un hogar estable cerca de su gente. Pero tú no estás de acuerdo. O, al menos, querrías tener la oportunidad de confirmarlo con tu propia experiencia. Lo deseas mucho. Con todo tu corazón. Y, sinceramente, la vida está para probar cosas. Eso sí, siempre con la información adecuada en las manos. Aquí van unos cuantos consejos que Sergei Benet y Bosco Soler, ambos nómadas digitales, han soltado en oportunidad.

Ingresos estables

Probablemente en alguna ocasión, después de una jornada laboral muy estresante, hayas fantaseado con un movimiento radical: llenar una maleta, elegir un destino e irte. Ponerte por fin en el camino de ser nómada digital. No obstante, dicen estos expertos, "embarcarse en un proyecto de estas características creyendo que el transcurso de los viajes te dará tarde o temprano una fuente de ingresos estable es un grave error". Tienes que contar con ella antes de salir de casa y dejarlo todo atrás. En palabras de Soler, "si uno va a meterse en algo así, es muy importante hacerlo con los pies bien en la tierra". Soñar pero con cabeza.

Viajar despacio

Quieres visitar muchísimos lugares. Quieres recorrerte todo el sudeste asiático país por país. O el centro de Europa. O Latinoamérica. No importa. Lo importante, cuentan estos expertos, es que lo hagas con paciencia, tranquilidad y tiempo. No hay prisa. "Nosotros nos hemos acostumbrado a viajar muy despacio porque tenemos que planearlo todo bien, desde el presupuesto que manejamos hasta las rutas que queremos hacer. Llevamos 8 meses en una misma región". No es una carrera. No estás viajando. Estás viviendo en uno y otro lugar. Tómate con calma para no tomar decisiones equivocadas. Esa es la filosofía nómada.

Fuera trastos

Esto es algo que debes tener claro: ser nómada digital, trabajar desde diferentes rincones del mundo, implica una serie de sacrificios. Y uno de ellos es desprenderte de muchas de las cosas materiales que conforman tu vida habitual. Es un cambio de chip. Porque lógicamente no puedes llevarlo todo encima. Usarás menos camisetas. Usarás menos vestidos. Te sacarás el pelo al aire libre en lugar de con un secador. Y así con tantas otras cosas. A cambio te sentirás más libre, te moverás con mayor ligereza y, además, ahorrarás dinero. Tal y como relata Benet, "es la mejor manera de viajar". Toma nota.

Seguridad ante todo

Disponerse a vivir on the road, yendo de un lado para otro, por ambientes desconocidos, requiere cierto grado de optimismo. Y eso está genial. Pero el optimismo debe ser racional y no nublar la realidad: "las desgracias ocurren y por muy lejos que uno se vaya nadie queda nunca completamente a salvo de los amigos de lo ajeno", señalan desde Business Insider. En ese sentido, tendrás que cubrirte muy bien las espaldas siempre: "los expertos recomiendan llevar copia de absolutamente todo, desde llaves a información de portátiles y móviles". Para ello cuentas con una gran aliada: la nube. Nomadismo sí, pero responsable