Estos viajeros viven mejor en su furgoneta que tú en tu piso compartido

Atractivos hogares sobre ruedas con los que llegar a todos los rincones del planeta

Abres los ojos y la brisa fresca de la naturaleza te roza el rostro. Una corriente suave que se cuela por una pequeña ventana que tienes al lado de la cama: es aire puro. Aún no ha amanecido por completo, los tímidos rayos de sol empiezan a colorear el suelo y de fondo se escuchan los primeros pájaros. Cuando por fin consigues que la luz te despierte observas un verde oscuro que pinta y cubre todo tu entorno, está por encima de las montañas. Recuerdas entonces que la anterior mañana te había despertado el calor y una brisa diferente: la del mar.

Algo así sería abandonar la ciudad y dedicarte a viajar por el mundo con una caravana o una furgoneta convertida en casa. Esas que son de ensueño y que, todos en algún momento de nuestras vidas, nos planteamos comprar y reconvertir. Si aún tienes la duda, las siguientes te convencerán. Sobre todo cuando vuelvas la mirada y veas el piso en el que ahora estás.

Zach Both, el cineasta

Zach Both

Zach Both tiene 25 años es cineasta y director de arte. En un momento de su vida, hace aproximadamente más de dos años, decidió utilizar sus estudios para enfocarlos en la naturaleza. Para poder estar en contacto directo con ella decidió construirse una furgoneta y salir a la carretera. La camioneta no solo es su casa sino también su estudio. Both tiene tan buen gusto por la imagen que ha creado una web llamada Vanual donde explica perfectamente cómo transformar tal vehículo en una casa. Y además con gusto.

Su hogar sobre ruedas es elegante, chic y completamente práctico. En una entrevista para un web sobre casas diminutas explicó: “Ahora tengo la libertad para escribir un guión rodeado de montañas, dirigir un corto en el desierto o colaborar con un editor en Los Ángeles, todo en el mismo mes”.

Zach Both

Vandog Traveller, el soñador

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

van step in the morning sun

Una publicación compartida de mike hudson @vandogtraveller (@vandogtraveller) el

Mike Hudson lo tuvo claro. En todos sus perfiles, incluidas su web explica los tres pasos que cambiaron su vida allí por el 2013: dejar su trabajo, construir una furgoneta en su casa y viajar. Ahora vive y recorre el mundo entero con hogar sobre ruedas. Lo que fue un impulso y que seguía una lista de cosas con las que alguna vez soñó, se ha convertido ahora casi en su trabajo. Ha publicado varios libros, se ha hecho Youtuber y cuenta a través de sus palabras y sus vídeos no solo la forma de transformar tu furgo en un hogar increíble sino cómo llegar a diferentes destinos. Relata sus aventuras, un sinfín de tips por si al motor le va mal, todos los detalles que harán que tu vehículo sea realmente una casa, lugares ingeniosos donde aparcar y, en definitiva, cómo es posible vivir —de verdad y sacándole provecho— en una furgoneta.

Mike Hudson Web

Vanlife Customs, los que construyen

Todo comenzó en un pequeño en un patio trasero. Dave, el propietario de Vanlife, dejó su carrera, la hipoteca de su casa y el pago de su coche y se tomó un año para viajar por todo Estados Unidos con su primera furgoneta a la que llamó Betty White. Estuvo trabajando en cosas sueltas por todo el país y, de un día para otro, por su gran habilidad en trabajos manuales comenzó a construir interiores de furgonetas. Fue así como empezó un negocio que ha crecido sin parar.

En la actualidad son más de seis empleados: dos militares veteranos, un arquitecto, un ingeniero aeroespacial, un ingeniero mecánico y amantes de furgonetas y de la customización de motos, también. Se trata de una empresa que tiene un trabajo muy directo con los clientes: los conocen, les preguntan qué quieren, descubren quiénes son y los motivos por desear tener un hogar sobre ruedas. Después de cuatro semanas, y como cuentan en su vídeo de presentación, la mejor parte de su trabajo es ver a sus clientes observando el resultado final.

Vanlife Customs Web

Sara y Alex, los amantes de perros

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Two years ago we started a conversation that seems harmless, “What if we live in a van?” It was kind of a joke. Throwing out options for what we could do next. It quickly escalated to, “Wait... are we really doing this?” One thing you may not know about @iamsarajames is that she is an ACTION TAKER. She doesn’t let herself stay stagnant in the in-between phases of life. When she makes a decision the action follows very quickly. She “Feels the fear and does it anyway.” Making big lifestyle changes are always scary. I’m sure some of you out there are terrified to make a change you have been thinking about for awhile. While #vanlife or minimal living is not for everyone I believe experiencing a simplified life in a tin can has brought us closer together and helps us appreciate small things in life even more. The memories we have made on the road are priceless. Vanlife for us is not a forever phase so who knows what crazy adventure we will jump into next. 😉

Una publicación compartida de Vanlife | Sara & Alex (@40hoursoffreedom) el

Estos dos jóvenes convirtieron su furgoneta Sprinter en su hogar y también en su forma de vida. Estos youtubers, amantes de los viajes y las aventuras siempre están acompañados de sus perros Bambi y Nugget. El nombre de su web y de todas sus plataformas es 40 hours of freedom (40 horas de libertad, en castellano) y no solo son unos entendidos en transformación de furgonetas sino que, además, tienen muy buen gusto para la fotografía, así que cada uno de sus viajes no solo son sino que, además, lucen como un sueño hecho realidad.

En cada uno de sus vídeos hay una historia diferente y ya cuentan con más de 50.000 suscriptores en su canal. Podrás encontrar cómo transformaron su camioneta en un hogar, a dónde viajan, cómo sobreviven y también, por supuesto, cómo es vivir con sus mascotas.

Sara y Alex Web

Sin duda no se trata de una rutina fácil ni tampoco súper accesible. La cuestión es ser capaz de dar el salto, de tomar el impulso y de tener unas ganas profundas y reales de recorrer el planeta y conocerlo a fondo. Viendo la vida de otros parece, sin duda alguna, un día a día de ensueño, sobre todo por la oportunidad de estar, en un mismo mes, en varios rincones distintos: aprender, experimentar, absorber la cultura, conocer gente y, en definitiva, llevarte un recuerdo de la riqueza infinita que tiene el mundo.