Cuatro recorridos en caravana para descubrir mundo con colegas

La mayor ventaja del caravanning es que matas dos pájaros de un tiro: vivienda y medio de transporte por el mismo precio. Y lo mejor de todo es que podrás dormir en lugares donde jamás imaginaste hacerlo y conocer destinos espectaculares en los que recargar las pilas. Visto lo visto, se puede decir que no hay un hotel en el mundo con mejores vistas. Así que prepara una buena banda sonora, conecta tu Tomtom y carretera y manta.

El paraíso canario de Fuerteventura

fuerteventura-corralejo-codigonuevo

Descarga tu adrenalina en las dunas gigantes del Parque Natural de Corralejo, atrévete con la cueva del Llano (un tubo volcánico formado por rocas basálticas con millones de años a sus espaldas) y sumérgete en las aguas cristalinas de la Playa de Sotavento. En Fuerteventura se puede dormir casi en cualquier sitio, aunque las reglas son: no permanecer más de 48 horas aparcados, recoger el toldo y las sillas antes de dormir, en las playas no superar la línea blanca que verás a unos 20-40 metros de la orilla. Si respetas estas normas tontas no deberías tener ningún problema. Si está previsto que la estancia se prolongue más tiempo, infórmate de la ubicación de los camping autorizados o tendrás que pedir un permiso especial al Cabildo de Fuerteventura.


Ruta por los acantilados de Irlanda

irlanda-cork-codigonuevo

Se pasa por los acantilados de vértigo, con playas milenarias y pueblos con encanto que no podrás resistirte a fotografiar. Paradas imprescindibles: los acantilados de Moher en el Condado de Clare, Galway, el cabo de Loop, el estuario de Shannon, el mirador de Blasket, Kerry o Cork. Además de numerosos campings a lo largo del recorrido, hay que tener en cuenta que Irlanda permite la acampada libre siempre y cuando no sea el terreno privado y si la estancia no se alarga más de 48 horas. Echa un ojo a esta guía del caravanning en Irlanda.


El Algarve portugués

algarve-caravana-codigonuevo

¿Te imaginas poder circular entre lirios azules, lupinos amarillos, tréboles rojos y orquídeas? El camino es incluso mejor que el destino. Imprescindible pasar por las marismas de Igrega do Carmo (en Faro), entrar en la Iglesia de Carmo con las paredes repletas de calaveras, comer 'polvo' (es decir, pulpo) en Santa Luzía, subir al Castillo de Tavira, asomarte al Cabo de San Vicente, bañarte en Praia Mareta y en Praia da Rocha o parar a comprar en el mercado de Loulé. Aunque la ley es más permisiva que en España, en Portugal está prohibida la acampada libre en casi todo el país. Consulta los camping en esta web.


Las Landas, la meca de los autocaravanistas

landas-caravana-codigonuevo

Con bosques, lagos, paisajes verdes y playazas, así son Las Landas francesas. Un destino ideal para estar en permanente contacto con la naturaleza y sin perder de vista el mar.  Ahí van algunas de las paradas imprescindibles: los grandes lagos de Sanguinet y Biscarrosse, la Playa Petite Niza, la bahía de Archachón o la famosa duna de Pilatos (de unos 14 kilómetros de longitud). Se puede acampar libremente cumpliendo unos pocos requisitos: estar a más de un kilómetros de un lugar histórico, que el campamento quede desmontado antes de las 9 de la mañana y que no se encienda ningún fuego. Si prefieres camping, lo tienes todo aquí.