El último truco para volar barato según una guía hacker de vuelos

¿Y si comprar dos billetes de ida saliera más barato que el ida y vuelta?

Comprar un vuelo barato es una carrera de obstáculos. A diferencia de cuando vas a ver unos vaqueros en una tienda y comparar precios para ver cuáles te convienen más, cuando miras trayectos en las aplicaciones de Internet, sabes que el algoritmo va a jugar en tu contra. Como sabe lo que quieres, crees que va a subir los precios. Si no te decides al momento, temes que al final te salga más caro y no puedas ir. En fin, catástrofe. Tus amigos siempre consiguen el típico vuelo de tres euros, pero cuando te metes a mirar la oferta, se ha esfumado.

Cada cual tiene sus técnicas para hacer trampas al buscador. Cambiar el país de origen, la divisa en la que aparecen los precios o buscar primero unas fechas para luego poner las de verdad. Hay trucos para todos los gustos, en especial, si tienes flexibilidad... hasta de fechas y de destinos. Imposible.

Seguro que una de las máximas que habías escuchado hasta ahora es que un ida y vuelta siempre va a ser la mejor forma de lograr un precio compacto, por eso de que te ahorras sobrecargos de tarjeta, tasas y todos esos pluses que nunca has sabido para qué sirven. Pues resulta que no siempre es así. A partir de ahora, deberías empezar a entretenerte buscando los vuelos por separado para ver si puedes lograr bajar esos eurillos, o al menos así lo recomiendan unos de los principales expertos en viaje del mundo: Lonely Planet.

Resultado de imagen de flight gif 

La mítica guía de viajes ha hecho pruebas con la nueva aplicación de Kayak, el Flight Hacker Guide, y dice que comprando idas sueltas ha conseguido vuelos de Nueva York a Tel Aviv o Nueva Orleans por un 21% menos que comprando el viaje redondo. Esa es una app, aunque tú también puedes hacerlo manualmente. Combinar aerolíneas y aeropuertos también aumenta las posibilidades.

Aunque es una buena opción, para no pagar el pato tienes que tener en mente que en ciudades con más de un aeropuerto, puede ser que el regreso sea por uno distinto a la ida. Eso lo tienes que tener en cuenta no solo para no perder el avión (a quienes viajamos mucho nos ha pasado de todo), sino también para calcular cuánto te cuesta el tren o autobús para llegar allí. Y el tiempo que vas a tardar para llegar, si es el caso, a aeropuertos secundarios.

Resultado de imagen de sleeping airport gif

A estas alturas, hemos aprendido a hacer la maleta para las compañías low cost que hasta nos han amenazado con cobrar para ir al baño a bordo o ir de pie. En este caso, el consejo es solo para tenerlo en mente, pero la receta no es tan infalible. El discurso no es otro que seguir aplicando toda la ingeniería creativa para intentar rebajar al máximo el precio del vuelo para invertir el máximo en tus vacaciones. Además, ya sabemos que este puede ser el último año para volar barato a la otra punta del mundo, así que todo lo que se pueda ahorrar, bienvenido sea.