8 consejos para volar muy barato (que una aerolínea nunca te contaría)

Porque esto de los vuelos es como una mafia a la que parece que solo unos pocos tienen acceso. Todos conocemos a alguien que se fue no sé dónde por el mismo precio que una camiseta de Bershka y cuando a uno se lo cuentan se queda con cara de: 'señor, ayúdame, ¿por qué yo no?'. Y desconfías, y vienen las dudas, y le miras de reojo porque no sabes si creerle, y lloras por dentro porque a ti nunca te tocan cosas en los concursos, porque pierdes en las apuestas y porque ese tipo de suerte no la ves ni poniéndote gafas.

No pasa nada. Hay trucos. Puede que no siempre funcionen porque hay muchas variables que a veces juegan en contra (entiéndelo, factores que no están a nuestro alcance) pero si eres persistente y le dedicas un poco de cariño a esto de encontrar la mejor opción, alguien te sonreirá desde ahí arriba. Una compañía aérea, por ejemplo.

Olvídate de las ofertas 'last minute'

Las gangas de última hora son un mito. Para ahorrar unos cuantos euros es mejor reservar el vuelo con al menos dos semanas de antelación porque - excepto casos puntuales en los que haya varias cancelaciones – el día anterior suele salir bastante más caro. A veces el doble. Y es que aprovechando la urgencia de los pasajeros es cuando las aerolíneas hacen su agosto. Sin embargo, según un estudio realizado por dos economistas para el medio The Atlantic, las compañías suelen ofrecer vuelos más baratos dos meses antes de la salida y más caros tres semanas antes. Pero entender todo esto es bastante complejo así que como conclusión: no lo dejes para el momento.

Resultado de imagen de yay gif


Embarca los martes y los miércoles

Por razones obvias no vale lo mismo volar un viernes o un domingo que hacerlo un martes. Por regla general, de lunes a jueves y los sábados sale bastante más barato. De hecho si tienes disponibilidad y cierta flexibilidad, las gangas suelen aparecer en los buscadores online los martes y los miércoles. Y si no, tira de la herramienta 'predicción de vuelos'. Es realmente útil para poder hacerte una idea de los precios.


Sin destino y sin fecha

Algunos buscadores como Trabber son una herramienta estupenda para quienes no buscan un destino concreto. En este caso marca la casilla 'sin destino', fija el precio máximo que te quieres gastar en tu vuelo y el resultado te sorprenderá. Puden aparecer auténticas gangas. Por ejemplo podrás volar en diciembre a Toulouse por menos de 20 euros por trayecto, a Marrakech por 36 o a Roma en enero por solo 49.

Resultado de imagen de roma gif


Viaja a grandes aeropuertos  y haz escalas

Para vuelos transoceánicos las escalas son relevantes. Podríamos pensar que un vuelo directo gasta menos recursos y que por lo tanto debería ser más barato, pero no. Los vuelos con escala salen más económicos que los directos. Evita también los aeropuertos pequeños que suelen salir mucho más caros. Si eres paciente y no te importan las escalas, es una buena alternativa para viajar barato. Eso sí, fíjate siempre en las horas de espera porque si son demasiadas quizá tengas que dormir en el aeropuerto. Y tampoco se trata de eso.

Resultado de imagen de sleeping airport gif

Las tarifas se reajustan por las noches

La nocturnidad favorece la búsqueda de vuelos baratos. Merece la pena perder horas de sueño para que tu viaje acabe siendo un chollazo. Concretamente los martes de madrugada es el momento ideal para reservar porque es cuando las aerolíneas publican sus mejores descuentos. Eso sí, no lo grites a los cuatro vientos porque, si no, se acabará el chollo.

Borra las cookies

Aunque no está realmente probado, dicen que antes de comprar un vuelo es aconsejable limpiar las cookies del ordenador porque muchas aerolíneas las usan para monitorear tu navegación y subir los precios según les convenga. Si no dejas rastro, no sabrán qué es lo que buscas. Y si lo descubren es probable que cuando vuelvas a buscar el vuelo deseado haya subido de precio.

Resultado de imagen de nooo gif


Cambia la ubicación y el idioma en tu ordenador

No es lo mismo comprar un vuelo desde Latinoamérica a EEUU que hacerlo desde Europa. En ocasiones cambiar en la web tu ubicación, el país desde el que accedes e incluso el idioma, suele surtir efecto. El mismo vuelo puede variar de precio según el país de conexión. No es un truco infalible, pero algunas aerolíneas modifican sus tarifas y las adaptan al mercado local.

¿Agencia o por mi cuenta?

Pues depende. Las compañías son las encargadas de distribuir los asientos disponibles a las aerolíneas y a las agencias de viajes. Los costes de gestión varían y es difícil prever de qué forma nos va a salir más barato. Contrariamente a lo que siempre hemos creído, habrá veces que incluso la agencia pueda darte un precio más económico (y con el hospedaje incluido), y otras, que mirarlo por tu cuenta te ofrezca oportunidades más atractivas. Aquí no queda otra más que ser un poco friki y buscar y rebuscar hasta encontrar la mejor opción. Consejo extra: lo bueno de las agencias es que es que pueden bloquearte un vuelo durante varios días, por lo que si tienes dudas, te falta pasaporte... etc, podrás tener tu vuelo guardado hasta que finalmente tomes la decisión.

Bueno, qué. Buscamos un destino y nos vamos, ¿no?