Si quieres cambiar de vida, un pueblo de Sicilia vende casas por un euro

Para combatir la despoblación y atraer sangre joven al pueblo, el ayuntamiento está vendiendo al precio de un desayuno casas abandonadas

Los pueblos están en riesgo de desaparición. El éxodo urbano empuja a muchísimas personas de las zonas rurales hacia la ciudad, buscando unas oportunidades que no hay en los pueblos por culpa de la centralización, la industrialización y las consecuencias de la modernidad. Parece que solo se puede hacer vida en las capitales y, poco a poco, los jóvenes van abandonando sus lugares de origen, dejándolos a su suerte, que a medida que van muriendo sus habitantes más ancianos van quedando despoblados.

Es una realidad que conocemos muy bien por la alarmante cantidad de pueblos vacíos en las zonas agrícolas y rurales de España. Pero nuestro país no es el único que está sufriendo este problema. Nuestro vecino mediterráneo, Italia, vive el mismo proceso de despoblación. Por eso, diversas empresas e instituciones ya han empezado campañas para repoblar estas zonas antes de que se conviertan en un desierto en ruinas. Un ejemplo es Airbnb, que regaló tres meses con todo pagado en un pueblo italiano para revitalizar la región.

Ahora es el turno de Sambuca, un pueblo de Sicilia. Aunque hace una década esta idílica localidad rodeada de bosques y montañas tenía 9000 habitantes, poco a poco han ido disminuyendo a menos de 5000 por la industrialización del sector de la agricultura, que eliminó todas las oportunidades laborales a los jóvenes. Además, como está situado en el valle de Belice, una zona con una fuerte actividad sísmica, algunas casas han resultado terriblemente dañadas, y así se quedaron porque no había nadie que quisiera repararlas.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de La Stampa (@la_stampa) el

Para solucionar este problema, el alcalde del pueblo empezó una subasta para vender las casas abandonadas de propiedad pública. Salieron 16 casas a la venta: todas a un euro. La oferta era tan tentadora que hasta 100.000 personas acudieron a la subasta. Al final, las casas se vendieron a una media de 5.000 euros, con precios que iban desde algo “más barato que un cruasán” hasta los 25.000 euros.

La subasta fue un éxito, y muchos decidieron imitar al ayuntamiento. Hasta 50 chollos más se vendieron a través de proveedores privados, ofreciendo casas a precios irrisorios. La alcaldía de Sambuca está pensando en repetir la subasta con el resto de casas de propiedad pública, así que todavía tienes la oportunidad para dejarlo todo atrás y mudarte al campo siciliano a coste mínimo.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de David Dolci (@david.dolci) el

Pero si Sambuca no es de tu gusto, otros pueblos en riesgo de desaparición prevén copiar la misma estrategia. Gangi, al norte de Sicilia, Salemi, al oeste de la isla, y Ollolai, en Cerdeña, quieren vender sus casas por el precio de un capuccino para evitar la muerte demográfica y atraer nueva vida joven.