Los pueblos españoles que te pagan por irte a vivir allí

 3.000 euros por mudarte definitivamente a un precioso pueblo asturiano ubicado dentro de un parque natural

Los pueblos españoles enfrentan el olvido. Según un informe de la institución académica ESADE, "las regiones urbanas concentran más del 65% del empleo" mientras que "las rurales congregan menos del 2%". Asimismo, la brecha económica entre quienes viven en las primeras y quienes viven en las segundas oscila entre los 862 euros y los casi 5.000 euros anuales. Una diferencia demasiado alta para resistir la tentación de emigrar a la gran ciudad. Con el boom de los trabajos digitales, sin embargo, la cosa puede cambiar. Y los pueblos lo saben.

Facilidades en pueblos de ensueño

Saben que tú, que tienes un teletrabajo que te permite currar desde cualquier rincón sin comprometer tus ingresos, estarías dispuesto a renunciar al frenesí de la urbe para entregarte a una vida más tranquila, contemplativa y serotonínica. Por eso, y como apuntan desde el medio Magnet, muchos "pueblos de nuestro país han optado por subastar viviendas, ofrecer alquiler a precios muy bajos e incluso pagar a los ciudadanos por que vivan en su territorio". Están dispuestos a ponerte todas las facilidades posibles para que te mudes allí.

Como Griegos, en Teruel, un pueblo de tan solo 130 habitantes emplazado en la preciosa Sierra de Albarracín que te ofrece tres meses de alquiler gratis. Ah, y si no tienes un trabajo digital, también te proporcionan acceso a un puesto de trabajo. El pack completo. Y la misma estrategia siguen en Portell, localidad de 200 habitantes de Castellón, donde te dan un trabajo y te cobran un alquiler de solo 50 euros al mes. Imposible encontrar condiciones así de buenas en ninguna ciudad. Y con más aire limpio, más verde y menos estrés.

También fuera de España

En Xesta, un pueblo de 50 habitantes de Pontevedra, tendrás a tu disposición alquileres por unos 100 pavos. Y en Rubiá, en la provincia vecina de Ourense, te dan un bonus de 100 a 150 euros por trasladarte allí. Y ojo porque este no es tan pequeño: tiene 1.400 habitantes. No es un escenario casi yermo para auténticos ascetas meditabundos. Tiene su vidilla. Aunque la palma se la lleva el pueblo asturiano Ponga, que ofrece "nada menos que 3.000 euros para las parejas que se instalen de forma definitiva". Y encima es preciosísimo.

Y si quieres aventuras internacionales, tienes los pueblos italianos de Santa Fiora, que te paga 200 euros por mudarte allí, y de Locana, que hace lo propio pero con 9.000 euros y a lo largo de tres años. Además, pueblos de Canadá, Estados Unidos y muchos otros países están promoviendo políticas parecidas para atraerte. La despoblación rural es un hecho, pero también la deslocalización laboral, que puede hacer que los pueblos vuelvan a recuperar brío. ¿Qué? ¿Te lanzas o tienes en realidad alma de cemento y metro?