Paraísos naturales desconocidos para viajar sin salir de España

Toda nuestra geografía esconde rincones que no conocemos y que nos devolverán las ganas de hacer una escapada si no volvemos a confinarnos

Las temperaturas suben, el sol maquilla las calles, llegan los meses que siempre han sido de vacaciones y, además, parecía que podríamos darnos el gustazo de hacer un buen viaje. Todavía nada nos lo impide. Si cumplimos las normas, es decir, mantenemos las distancias, nos ponemos las mascarillas y respetamos lo que nos dicen que hay que hacer para salir por completo de la pandemia, podremos emprender una escapada que nos tranquilice y nos haga desconectar de verdad. Pero ¿a dónde ir? Parece que no existen destinos llamativos si no podemos salir fuera de España. Estamos equivocados: el país tiene unos rincones que pocas personas conocen pero que si los descubres, siempre vas a querer volver. Aquí te nombramos unos cuantos para que los apuntes en tu lista de próximos destinos.

Las Médulas (Castilla y León)

Las Médulas

En época romana este lugar era una mina de oro. Allí estaba el ser humano para llevarse todo lo que pudiera, fue su intervención en la naturaleza lo que ahora le da este aspecto a este espacio lleno de rocas rojizas y puntiagudas. Podrás ver gatos monteses, jabalíes o corzos. Consta de senderos por los que pasear y conocer en profundidad la zona llena también de robles y castaños.

Calblanque (Murcia)

Calblanque

Las playas de este parque natural son casi vírgenes. Es un lugar donde escapar de las multitudes. En estos meses de temperaturas altas la zona tiene un acceso más restringido y con la situación actual podrás estar segurx de que no habrá masificaciones. Orillas salvajes y calas pero también puedes encontrar dunas y hasta acantilados.

Playa de Gulpiyuri (Asturias)

Playa de Gulpiyuri

Dentro de este lugar que tiene todo lo más verde de España se encuentra esta pequeñísima playa que llama la atención por estar tierra adentro y rodeada de un acantilado. Es una playa que sigue conectada al mar con lo cual también habrá mareas. En el año 2001 fue declarada monumento natural. Es necesario respetar esta zona (¡y todas las demás!) porque es única en su especie.

Meandro del Melero (Extremadura)

Meandro del Melero

Uno de los rincones más desconocidos de la lista. De hecho, por sus imágenes, muchxs consideran que es imposible que este espacio exista dentro de nuestra geografía. La parte más curiosa es esa pequeña península que interrumpe el río Alagón, lo que hace parece que es una especie de mínima isla dentro de un lago. Este lugar cuenta también con zonas para hacer senderismo desde donde podrás observar la naturaleza en todo su esplendor.

Parque rural de Anaga (Tenerife)

Parque Rural de Anaga

Aire puro y atardeceres mágicos pueden vivirse en este punto de las Islas Canarias. Está repleto de senderos que parecen de película y que te harán cuestionar si realmente estás dentro de España. Después de hacer cualquiera de sus rutas puedes bañarte en los charcos que hay en un pueblecito pesquero llamado Punta del Hidalgo. Es un espacio tan amplio que puede visitarse varios días y parecerá completamente nuevo. También cuenta con zonas con mesas de madera donde sentarte a merendar o almorzar.

Pozo de los Humos (Salamanca)

Pozo de los Humos

Cuando te dicen que pienses en unas cataratas siempre te vienen a la cabeza las del Niágara. El Pozo de los Humos cuenta también con unas enormes cataratas, es más, las del Niágara solo son dos metros más altas que estas, así que no hace falta viajar hasta allí para observar esta maravilla de la naturaleza. Tienes miradores a los que asomarte a la tremenda caída y a su alrededor también hay senderos que recorrer.

Cañón do Sil (Ourense)

Cañón do Sil

Un enorme río que atraviesa montañas creando este cañón de película. Puedes observarlo anonadadx desde los miradores que lo rodean o recorriéndolo por catamarán, completamente arropadx por las montañas. Esta garganta excavada por el río Sil está dentro de una superficie que mide más de 5900 hectáreas. Pura naturaleza.

Torrent de Pareis (Mallorca)

Torrent de Pareis

Cada vez que nombramos Mallorca en alguno de nuestros destinos nos quedamos con la boca abierta imaginando cómo de increíble sería bañarnos en alguna de sus calas cristalinas, por ello parece muy complicado elegir solamente una. Hay, sin embargo, un punto que tiene todos los ingredientes para ser un destino mágico. La Calobra, una cala al final del Torrent de Pareis tiene arena blanca y agua completamente transparente, también hay rutas a su alrededor y se puede visitar llegando en barco. Es el destino ideal para encontrar la absoluta calma.

CN