Escapadas para un San Valentín imprevisible y romántico

Organizar un viaje el Día de los Enamorados puede ser una buena opción para escapar del ruido de la ciudad y encontrar la intimidad con tu pareja

El próximo viernes es 14 de febrero y ya todxs sabemos: es San Valentín. Si tienes pareja, quizás ya estés preparando algún plan o algún regalo. Aunque todos los días son para celebrar el amor, esta ocasión puede servir como excusa no solo para encontrar un momento de intimidad especial, sino también para rememorar qué hizo que os enamorarais. Los planes habituales son ir a cenar, ir al cine o salir a tomar algo. O quizás sois más de cocinar algo en casita y quedaros enrollados en el sofá. 

Otra de las opciones puede ser alejarse de cualquier preparativo pomposo o convencional e intentar hacer algo diferente y tranquilo. Un entorno de ensueño y algún rincón nuevo es la opción que proponemos para este fin de semana. Viajar en pareja puede daros un tiempo para reconectar o simplemente para disfrutar de la compañía alejados del ruido de la ciudad. Aquí proponemos algunos puntos en el mapa.

Pontons (Barcelona, Cataluña)

Pontons

Un pueblo muy pequeñito donde el aire es puro, ya que está situado en el Alt Penedès. Rodeado de verde y de montaña cuenta, además, con un hotel rural que está especialmente pensado para parejas: el Molí de Pontons. Allí podréis disfrutar de una habitación con jacuzzi y una cama enorme donde descansar y compartir la pasión. Al día siguiente, y por la mañana, podéis ir a hacer una caminata por el bosque.

Alcudia (Mallorca, Islas Baleares)

La puerta de la muralla de la fortaleza en Alcudia

Un entorno paradisíaco que contagia bienestar y belleza es lo que ofrece Alcudia. Hay muchas opciones de circuitos termales, spa y masajes que podéis disfrutar en pareja. Después de un día de relax podéis recorrer sus callejuelas peatonales rodeadas de murallas o acercaros a la costa aunque haga algo de frío para deleitaros con las vistas. Eso sí, tenéis que iros hasta Mallorca.

Puebla de Sanabria (Zamora, Castilla y León)

Puente sobre el río Tera

Está considerado uno de los pueblos más bonitos de España. Se trata de una villa enclavada en un entorno natural excepcional muy cercano a la frontera de Portugal. En el siglo XII este rincón se convirtió en un ejemplo de fortaleza defensiva y por eso que conserva esas calles y casitas empedradas. Parece que estés viajando en el tiempo y estas temperaturas fresquitas con ideales para caminar de la mano con tu pareja, sentaros a tomar algo y desconectar de verdad.

Setenil de las Bodegas (Cádiz, Andalucía)

Parte del pueblo de Setenil fusionado con la roca

Está en Cádiz y su entramado urbano está declarado Conjunto Histórico, ya que el centro está completamente fusionado con el tajo que ha creado el río Guadalporcún en su paso por la ciudad. Es completamente hipnótico caminar bajo una inmensa roca que parece que está a punto de desplomarse y ocupa parte del cielo. Recorrer sus calles rodeadas de verde junto a tu pareja puede ser mágico. Y, además, hay pequeñas calles que también están fusionadas con la piedra.

Comillas (Cantabria)

El Capricho de Gaudí

La villa de Comillas se encuentra cerca de Santander, en Cantabria. Ha sido declarada Conjunto Histórico Artístico en 1985 y también es conocida con el apelativo de Villa de los Arzobispos. Es un lugar rodeado de muestras de arquitectura modernista del siglo XIX: palacios (como El Capricho de Gaudí), edificios, plazas, parques o rincones empedrados. Podréis disfrutar de un recorrido íntimo e, incluso, volver en verano para pasar tiempo cerca de la playa.

A Ponte Maceira (A Coruña, Galicia)

Zona cruzada por el río Tambre

Ruta habitual que hacen los peregrinos que recorren el Camino de Santiago. Se trata de un rincón que ofrece historia, gastronomía y arte. Tiene puentes de piedra de origen romano, presas, molinos y un palacio. Es un espacio sereno y tranquilo con muchos parajes naturales para desconectar y tener la calma necesaria para disfrutar con tu pareja. Está a 20 minutos de Santiago de Compostela y a otros 20 de la playa.

Ronda (Málaga, Andalucía)

Puente de Ronda en Málaga

Esta ciudad está situada sobre un profundo desfiladero que separa la parte más actual de la ciudad del casco antiguo. Estas dos partes están unidas por el famoso Puente Nuevo, un puente de piedra desde el que se puede ver casi toda la ciudad. La plaza de toros es uno de los monumentos más destacados de la ciudad. Hay playa, naturaleza y una gastronomía muy variada. Además puedes conocer rincones variados de toda la ciudad y actividades, desde visitar la Casa del Rey Moro a los pies del río Guadalevín hasta tirarte por tirolina por el Puente Nuevo. Un plan lleno de opciones para hacer con tu cita.

Valle de Pineta (Huesca, Aragón)

Valle de la Pineta con nieve

El Valle de Pineta es un valle pirenaico que cuenta con refugios o cámping para hacer una escapada de lo más rural. Depende la estación en la que te encuentres el paisaje será diferente. Para este 14 de febrero hará un poco más de frío y quizás tengas la oportunidad de verlo teñido de blanco. Imagina levantarte cerca de tu pareja dentro de una cabaña y que, desde el calor del interior, observéis todo lleno de nieve. Hay muchas excursiones que pueden hacerse por los alrededores para respirar un poco de aire puro y recargar la energía después de un buen descanso.

La Escala (Girona, Cataluña)

Red Canina

Un poco más al norte de l'Escala, el pueblo catalán famoso por sus anchoas, está el Hotel Empuries, un oasis entre pinos y plantas aromáticas, con una playa prácticamente particular y un spa. Allí todo lo que comas está cultivado en su jardín o en los alrededores y tienes un paseo a lo largo de la costa para pasear entre los pueblos cercanos e incluso visitar las ruinas grecorromanas de Ampurias. Si tienes algo de presupuesto y si además te toca un finde con sol, es una escapada con éxito asegurado para ti y tu amor.