12 lecciones sobre el amor que te conviene interiorizar cuanto antes

Las relaciones amorosas nos hacen muy felices pero, a veces, pueden ser el origen de una tristeza y por esto es necesario estar preparado para algunos momentos inevitables

Parece que, a medida que ha ido pasando el tiempo, se ha hecho más complicado que desarrollemos relaciones de cualquier tipo. Parece que existe una dificultad general para conocer gente, crear relaciones de confianza, ayudar a los demás y dejarse ayudar por otrxs, quererse… Puede ser que esta dificultad nazca de la falta de sabiduría sobre el amor. Es necesario entender que amar requiere un aprendizaje personal. Tenemos que madurar para aprender a no sufrir y afrontar mejor el dolor y para que cualquier intercambio sea sano. Desde Tiny Buddha comparten algunos consejos para emprender este camino.

1. La vida según los ojos que ven

Nuestra perspectiva determina lo que vemos. Es por ello que para muchas personas una misma situación puede ser interpretada de diferente manera. Es donde entra el concepto de subjetividad. Como no todos tenemos la misma percepción de lo que vivimos, hay que tener en cuenta la mirada de la otra persona cuando existen diferencias en torno al amor. De esta manera será más fácil entender qué piensa o qué siente tu pareja antes de juzgar su forma de enfrentarse a las distintas situaciones. Cada persona tiene sus ideas propias sobre la vida y, por tanto, sobre el amor.

2. Es posible cambiar

Constantemente vivimos cosas nuevas y, por ello, es posible que cambiemos nuestra forma de ver y entender lo que os rodea. Es necesario saber que las personas pueden cambiar y que este cambio no solo es una opción sino también un derecho.

3. Un camino cada unx

La vida nos lleva a coincidir con muchas personas. Compartimos con ellas tiempo, etapas, momentos importantes… Así como la vida nos hace coincidir, también nos separa y nos distancia. Por eso es normal que, aunque hayas conectado con alguien como nunca lo habías hecho, sea más difícil volver a tener la misma afinidad que al principio. Está bien que cada persona tenga su propio camino. Cada relación, además, es una oportunidad de aprender algo que antes no conocías, tanto de ti mismx, como de la vida o de otras personas.

4. Más acciones, menos palabras

El lenguaje puede crear confusiones o expectativas que las personas, a veces, no somos capaces de cumplir. Las palabras, por ello, no deben ser el único medio con el que demostrar nuestro amor. En las relaciones, de hecho, los actos son mucho más elocuentes que las palabras. La sinceridad, la autenticidad y la honestidad aparecen a través de los hechos y las acciones.

5. Cuídate

En este aspecto es importante cuidar la intimidad. En las relaciones personales se trata de un elemento fundamental porque nos ayuda a conservar nuestra personalidad o aspectos que no queremos compartir con nadie más. No es un problema que tú o tu pareja mantengan un espacio para cada unx. Es más bien necesario.

6. La batalla es propia

Así como es necesario tener intimidad, también lo es trabajar por lo propio y nunca dejar de luchar por los sueños particulares. Nadie tiene que hacerlo por ti y, por supuesto, jamás debes permitir que alguien te frene. Asimismo, no debes pensar que alguien que está luchando por lo suyo está siendo egoísta. Debes apoyar a la persona que está a tu lado para que crezca en aquello que le hace feliz.

7. La energía emocional

Nuestra energía tiene un límite. Así como también la de nuestras parejas. Es necesario saber cuánta energía ponemos en según qué aspectos de la relación. Por ejemplo, si te estás peleando con tu pareja por algo que, en el fondo, sabes que es una tontería, lo mejor es que frenes. Estáis gastando energía emocional en algo que no vale la pena y que lo único que está haciendo es heriros. Esto debes aprenderlo y practicarlo antes de tener una relación seria con alguien.

8. Trabajo y esfuerzo

Las relaciones requieren dedicación, trabajo y esfuerzo. Obviamente no nos referimos a que hay que forzar las cosas para que funcione, para nada. Todo lo contrario: si ves que no funciona de manera natural, no debes presionarla. La cuestión es que hay que cuidar a la persona, el vínculo. Y no solo con la pareja, también con tus amigxs e incluso con tus familiares.

9. Estar en contra

No todas las personas tienen que aprobar al cien por cien lo que hacemos o celebrar sin crítica nuestras decisiones. Es más, es necesario que exista de vez en cuando una confrontación o un conflicto. No porque las peleas sean buenas, sino más bien porque dentro del debate será posible que aprendamos y que, seguramente, obtengamos otros puntos de vista que nos harán entender la situación con otra perspectiva.

10. Saber lo que quieres

El autoconocimiento es uno de los pilares sobre los cuales se asienta la realización de la existencia. Por eso antes de conectar con cualquier persona es necesario que te construyas a ti mismx. Para poder establecer una unión sana tienes que conocerte y comprender qué quieres y qué necesitas.

11. Di adiós

Uno de los aprendizajes más difíciles de la vida es el de despedirse de alguien cuando una relación termina. Muchas razones pueden confundirte y hacer que pienses que debes mantenerte en esa relación pero si, de forma natural, sientes que algo no va bien, es hora de que se acabe. Obviamente si estáis pasando por una mala época, las cosas aún pueden volver a estar bien pero todo el mundo es capaz de detectar cuando algo ha terminado.

12. Puedes equivocarte y lo harás

No hay nada escrito que pueda servirte de manual para hacer que una relación vaya bien, así que no te preocupes si te equivocas. No solo habrá otras oportunidades sino que, además, irás aprendiendo a lo largo de la misma relación que tengas. Es bueno, también, que tengas paciencia, que dejes que las cosas fluyan por su propio cauce y que permitas que la relación florezca con su propio ritmo.