Escapadas refrescantes para huir de la ola de calor desde Barcelona o Madrid

Salir de la ciudad para alejarse del calor es el objetivo de muchas personas de cara al fin de semana pero claro ¿a dónde ir? Aquí hay algunas opciones alejadas del asfalto y el ruido

Abres Instagram y empiezas a hacer scroll. De repente te parece que todas las personas que conoces o bien están en un barco o bien en una cala de ensueño o bien en una playa idílica. Te quedas a cuadros viendo los paisajes bellísimos donde se encuentran tus conocidxs. Buscas esos rincones para que tu envidia siga avanzando y, de repente, descubres que esos espacios están a poco más de una hora del centro de la ciudad. Vamos que no se trata de Grecia o el Caribe, tal y como pensabas. Algo de rabia te corroe porque no solo no estás en esos refrescantes espacios sino que, además, te encuentras esperando el bus bajo el sol del mediodía con todo el calor del asfalto dándote en la cara en una gran ciudad como Madrid o Barcelona, por ejemplo. Se acabó, el fin de semana el plan será alejarse de la ciudad y de las altas temperaturas que nos trae la ola de calor. Aquí te traemos algunas opciones.

Desde Barcelona

1. Estanques del Borró

Estanques del Borró

Se trata de cuatro estanques escalonados que nacen del río Borró. Es el instante en el que el río que es, casi durante todo el tiempo, subterráneo, sale a la luz. Se encuentra en Girona, los habitantes de Sales buscan estos estanques para escapar del calor. Se puede hacer nudismo y existen varias rutas alrededor que se pueden conocer para adentrarse en la naturaleza.

2. Gorg de les Bruixes

Gorg de les Bruixes

Este sitio de ensueño se encuentra en Sant Joan de les Abadesses. Se trata de una piscina natural con un entorno incomparable lleno de naturaleza. El nombre viene de la leyenda que cuenta que, durante las noches de luna llena, las brujas se reunían en ese espacio para realizar aquelarres. El camino para llegar es tranquilo y puede ser una buena opción para toda la familia o para una escapada romántica.

3. Cala Bramant

Cala Bramant

Hablando de escapadas románticas la Cala Bramant es más conocida como la Cala de los Enamorados, es una pequeña cala rodeada de rocas y formando una piscina natural. Se encuentra en Llançà, es una joya que pocos conocen y que si ves, querrás visitar una y otra vez. No solo es un rincón idílico sino que, además, ofreces unas vistas impresionantes.

4. Piscina Es Cau

Piscina es Cau

Aunque se trata de una piscina artificial parece natural. Esta piscina se encuentra entra la playa Fonda y la de Fornells. El agua que se ve procede del mar. Después de hacerse tan famosa ahora la han hecho privada. Puede ser una opción por si queréis pasar todo el fin de semana fuera y alojaros en la comunidad de apartamentos que rodean la piscina, si os quedáis ahí sí que tendréis acceso a esta refrescante piscina.

Desde Madrid

1. Playa Alberche

Playa de Alberche

Este es el nombre que recibe este espacio natural que se encuentra en la Aldea del Fresno, está a menos de una hora del centro de la ciudad, es un lugar ideal para refrescarse y tomar el sol hasta el punto de que parecerá de verdad que estás a orillas del mar. Es una zona donde se encuentran los afluentes del río Alberche y Perales, tiene duchas, baños, zona de barbacoa, es genial para pasar un día entero y salir de la calurosa ciudad.

2. Presilla de Canencia

Presilla de Canencia

Situada, cómo no, en el pequeño pueblo de Canencia, a unos dos kilómetros se encuentra esta presilla, un lugar idílico para refrescarse. Se trata de una represa del arroyo de Canencia que tiene aguas limpias y muy fresquitas. Además hay mesas para comer y baños. Si quieres disfrutar más de la zona puedes encontrar cerca la Chorrera de Rovellanos, caminando un poco más, donde verás una cascada de nueve metros de altura.

3. Playa del Pantano de San Juan

Playa del Pantano de San Juan

Se encuentra a poco más de 70 km. De la capital, se trata del único embalse de toda la comunidad donde darse un baño está permitido. Es más, en muchas ocasiones llaman a este espacio la playa de Madrid. Va mucha gente de la ciudad, es bastante familiar y también se puede hacer nudismo. Hay tienditas donde comprar bebidas, hay una escuela náutica. Digamos que está muy bien para refrescarse pero también cabe recalcar que es un espacio bastante concurrido.