6 piscinas naturales a menos de dos horas de Madrid para soportar el calor infernal

Ya ha llegado el calor (y lo que queda todavía), así que no te lo pienses más, coge el coche y ve a refrescarte a una de estas playas naturales

Hace mucho calor. Demasiado. Ya estamos en el punto álgido del verano, ese momento que los telediarios te dicen diariamente que te hidrates, que no salgas al mediodía y que se pueden freír huevos en los coches aparcados por Madrid. Vamos, esa época en que la línea que divide la tierra del infierno es tan delgada se cuela todo ese calor terrible.

Entre la capa de contaminación y el sol que cada vez pica más, vivir en Madrid se hace imposible. En el litoral tienen suerte: cogen el coche y se escapan a la playa. ¿Pero qué hacemos los de la capital? Pues ir a las piscinas naturales de los ríos que nos rodean. Vivas donde vivas, tienes a menos de dos horas un oasis de agua fresquita, árboles y sombrita donde huir del calor sin recurrir a las piscinas petadas de gente y llenas de cloro.

1.  Pantano de Buendia

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de @manuelinidivaio el

Situado entre Cuenca y Madrid, a hora y media de la capital, se encuentra en el cauce del río Guadiela, afluente del río Tajo. Este pantano, de grandes dimensiones, tiene desde pequeñas calas de piedra bajo los árboles hasta grandes explanadas de costa bajo el sol, así que podrás optar por un remojo a la sombra o una tarde tomando el sol como si estuvieras bañándote en el Mediterráneo.

2. Embalse del Atazar

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de ANNA NESMELOVA - FOTOGRAFA 🇪🇸 (@nesmelovabella) el

Embalse del Atazar, o Pantano del Berrueco, como también se le conoce, ofrece grandes porciones de playa, vistas espectaculares a la sierra y paseos muy agradables de montaña. Aunque no está vacío de turistas —obviamente siempre te encontrarás con bañistas, debido a su proximidad a Madrid: sin tráfico puedes llegar en poco más de una hora—, no hay demasiada masificación y el espacio es suficientemente grande como para sentirse cómodo bañándose.

3. Las Presillas

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Sofia | mbp🍀 (@soofiacarrasco) el

Las Presillas de Rascafría son tres piscinas naturales por las que pasa el río Lozoya, cuyo acceso es gratuita y con unos párquines cercanos (a 5 euros por día) donde dejar el coche. Este paraje natural ofrece agua cristalina, césped, sombritas y naturaleza montañosa, ¿qué más se puede pedir? Bueno, quizá que el agua no estuviera a unas temperaturas mínimas. Eso sí, así te aseguras que no pasarás calor.

4. Riosequillo

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Lucía Núñez Anta (@lnanta_ou) el

Las piscinas naturales de Riosequillo son grandes, bien cuidadas y con muchas actividades más allá del agua: pistas de fútbol, baloncesto, deporte familiar, fitness… Obviamente, esto tiene un coste: 5 euros fin de semana, 4 euros entre semana.

5. Embalse de Picadas

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Anabel Alcázar (@anabelalcazarll) el

Situado cerca del archiconocido pantano de San Juan, Picadas ofrece casi lo mismo que su vecino del norte, pero con mucha menos masificación. Eso sí, si vas en fin de semana de verano, ve pronto, porque todo el tráfico de personas que van hacia San Juan crea unas caravanas increíbles.

6. Playa del Alberche

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Homer The Pug (@homi_pug) el

Una playa de arena fluvial que se encuentra en la confluencia del Albreche y el Perales. ¿Lo mejor? Es pet-friendly, es decir, una de esas pocas playas que aceptan perros, por lo que podrás pegarte un chapuzón sin tener que dejar a tu mejor amigo peludo en casa.