Estos son los 5 mejores destinos para viajar en los puentes de 2018

Parece que fue ayer cuando te estabas comiendo el último pedazo de roscón de Reyes. No te has dado ni cuenta y febrero ya está a la vuelta de la esquina. Eso quiere decir que hace ya casi un mes que las vacaciones de Navidad empezaron y que las próximas se ven tan lejos que duele en los ojos. Pero no te has dado cuenta de lo más importante del año. Y no, no son los propósitos de 2018 que sintiéndolo mucho nunca cumplirás, como apuntarte (ir) al gimnasio. Lo mejor de 2018 son los cuatro maravillosos puentes que tenemos entre jornada y jornada laboral y que, por supuesto, habrá que disfrutarlos al máximo.

Si eres de esas personas a las que les gusta dedicar su tiempo libre a viajar, estas cuatro fechas pueden convertirse en una ocasión perfecta para hacerlo. Hay cientos de miles de posibilidades. Y nosotros te recomendamos cinco destinos que deberías plantearte visitar antes de que acabe este año que, como sabes, ¡vuela!

Puente del Viernes Santo(30 marzo): Verona 

Viajes para hacer los puentes de 2018

Verona es una ciudad de cuento. Pasear por sus calles te transportará a la historia de amor más famosa de todos los tiempos: Romeo y Julieta. Sin duda, la primera parada debe ser la casa de Julieta: una casa-torre que, según la leyenda, perteneció a la familia Capuleto (Capuleti) de la que formaba parte la protagonista de la obra teatral de Shakespeare. En la vivienda, los turistas pueden dejar sus mensajes y deseos de amor en las paredes, además de poder tocar un pecho a la estatua de Julieta para, supuestamente, tener suerte en el amor.

Menos conocida y visitada, pero también igual de importante, es la casa Romeo. En este castillo vivió la familia Montesco y actualmente es de uso privado, por lo que solo puede verse por fuera. Existen varias paradas en esta 'ruta del amor' creada para revivir la dramática historia pero, sin duda, la tercera más importante —y la última que te desvelamos— es la tumba de Julieta, situada en un monasterio de 1230. El lugar en el que aconteció el trágico final del romance entre dos enamorados que tenían prohibido quererse.

Puente del Día del Trabajador(1 mayo): Cagliari

Viajes para hacer los puentes de 2018

Cagliari es una de las provincias que pertenecen a la región italiana de Cerdeña. La ciudad, capital de provincia, puede convertirse en el destino estrella cuando llegue el buen tiempo. Así que, ¿qué tal aprovechar el puente de mayo para pasearse por su casco histórico? Además, si el tiempo acompaña, visitar sus playas puede ser el plan perfecto para pasar una mañana de relax. La playa de Poetto, la playa Tueredda, la de Puerto Piscinni o las que están a los alrededores de Villasimius, Costa Rei y Santa Margherita di Paula son algunas de ellas y son una auténtica maravilla.

Como parada obligatoria para los amantes de la época medieval también está el barrio de su castillo, ubicado en una fortaleza. Aunque la mayoría de los puntos de interés, como el Museo Arqueológico Nacional, la Pinacoteca Nacional o el Museo de Arte siamés, se encuentran en la Ciudadela de los Museos. Y esta no será lo único que te deje sin palabras. Justo por esas fechas, el 1 de mayo, se celebra la Feria de San Efisio, donde una gran procesión toma las calles con los ciudadanos ataviados con el traje tradicional de la región. Un espectáculo tan singular que te quedarás enganchado a la isla

Puente de la Hispanidad(12 de Octubre): Oporto

Oporto es la segunda ciudad portuguesa más demandada por los turistas. Y no es de extrañar si tenemos en cuenta que su centro histórico de pasado medieval es uno de los más impresionantes del país, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Así que no hay duda de que todo buen turista debe pasear por sus callejuelas, donde  se encuentran importantes monumentos que siempre quedan grabados en la mente de cualquiera que los vea, como La Catedral de la Sé de Oporto.

La urbe, que da nombre al mítico vino de Oporto, ofrece a todo el que la visite una gastronomía envidiable y asequible: la francesinha, las tripas a modo de Porto o el bacalao al horno. Por mucho que sea de obligado cumplimiento hacer compras en los pequeños comercios de la zona, donde la artesanía es uno de sus puntos fuertes, no puedes perderte rincones de la ciudad como La Torre de los Clérigos, el Mercado do Bolhao, la librería Lello o la Estación de San Bento.

Puente de la Constitución(6 de diciembre): Andorra 

Y para los amantes de la nieve y los deportes de invierno no hay duda de que el mejor plan es Andorra. Este país, y su capital Andorra La Vella (‘La Vieja’), destaca por su impresionante naturaleza y, lo mejor de todo, es que está a un paso de nosotros. Muy cerquita de la capital nos encontramos con Grandvalira, la estación de esquí más grande de los Pirineos. Está situada al este de Andorra y tiene más de 200 kilómetros de pistas en los que disfrutar de tu deporte favorito.

Aunque te diremos que Andorra es más que nieve. Posee la llamada 'Ruta del Hábitat rural' en la que podrás visitar tres casas museo para conocer el modo de vida de los andorranos hasta los primeros años del siglo XX. De esta forma, podrás sumergirte en la historia de este país tan cercano y, a la vez, tan desconocido para nosotros. La Casa d’Areny-Plandolit de la alta sociedad, la Casa Rull, el hogar de una familia de campesinos con tierras y la Casa Cristo, ejemplo de hábitat rural humilde. Son los tres puntos clave de esta ruta que no podrás olvidar.

Puente de la Inmaculada (8 diciembre): Núremberg

Núremberg es una de las grandes ciudades desconocidas de Alemania y aún no entendemos por qué. Si decides acercarte en el puente de diciembre, conocerás una de sus tradiciones más demandadas: los mercadillos navideños. Aunque el país germano cuenta con una larga tradición en lo que a mercados se refiere, el de Nuremberg (Christkindeslmarkt) es el más impresionante de todo el país. No hace falta viajar hasta Laponia para vivir un auténtico espíritu navideño ya que la ciudad llena todas sus céntricas calles con luces, guirnaldas y decoración típica de la época invernal. En el mercado podrás encontrar figuras, juguetes, un sinfín de souvenirs y degustar apetitosa comida alemana antes de coger el vuelo de vuelta a casa.

Ya están todas las opciones sobre la mesa. Ahora te toca elegir en qué paisaje quieres sentir el calor, el frío o tu compañía favorita.