5 barrios brutales del mundo donde fliparía vivir

Aunque te parezca increíble, hay vida más allá de Manhattan. Ya te digo que puedes empezar a desechar el ideal americano de ser feliz paseando por la Quinta Avenida con un café de Starbucks, porque si de algo estoy segura es de que hay mejores opciones, desconocidas, más interesantes y probablemente más baratas.

Tanto si has sido un privilegiado que ha tenido la suerte de vivir en la capital como si tu vida se resume en algún barrio de extrarradio o en las verbenas de Albacete, todo esto te interesa. Sobre todo si lo que quieres es hacer las maletas y empezar a admirar el mundo como lo que es: un lugar increíble que te pide descubrir los recovecos que no encontrarás en las postales, pero que existen y que vale la pena dedicar una temporada para vivir en ellos.

Sant Germain, París

París es algo así como enamorarse todo el rato pero sin que duela. Imaginarse allí es caer en el error de que la belleza solo puede ser abrir las ventanas y que la Torre Eiffel esté tan cerca que entre hasta nuestra habitación para darnos los buenos días. Lo cierto es que imaginarse allí es dar por ciertas muchas cosas y olvidarse de tantas otras. Por ejemplo, del barrio de Sant Germain, situado en el distrito 6, con sus calles estrechas, sus peculiares librerías, los cafés que alojaron a escritores como Hemingway o Simone de Beauvoir, la gente y toda su cultura... Todo ello lo convierte en un lugar increíble en el que establecerse y no marcharse jamás.


Gracia, Barcelona

Puedes vivir en muchas zonas de Barcelona, pero si te pierdes la experiencia del barrio de Gracia, probablemente te lo pierdas todo. Vivir ahí es pararse en cada esquina y sentir que, aunque hayas pasado por el mismo sitio doscientas veces, siempre hay algo nuevo que descubrir como si fuera la primera. Gracia es belleza y poesía, colores rojizos y sol, arte, swing, vida alternativa y vermouth. Una opción maravillosa si lo que quieres es vivir en una gran ciudad sin renunciar a perder el sabor de ese barrio de toda la vida que te hará sentir como si estuvieses siempre en casa.


Shibuya, Japón

Los colores los inventó Japón, concretamente Shibuya, que los recoge todos. Si en algún lugar del mundo tienen presencia todas las tendencias de moda, es en Shibuya. Conocido también por la historia de Hachikō, este colorido barrio de Tokyo es una de las opciones más animadas para empaparse de la cultura japonesa y conocer la vibrante juventud en todo su esplendor.


Williamsburg, Nueva York

Artistas en plena ebullición, naves industriales abandonadas convertidas en galerías de arte, música en callejones y modernos hipsters. No hace falta irse a la Gran Manzana para vivir la auténtica vida neoyorkina, sobre todo estando Brooklyn y el barrio de Williamsburg. La diversidad social y étnica lo ha convertido en uno de los barrios más multiculturales de Nueva York, y quizás, aunque conocido por su delincuencia, su constante movimiento cultural le dirigen a un estilo de vida donde creativos, artistas, escritores y clase trabajadora conviven creando un fantástico entramado de rincones y vivencias que querrás apuntar en tu diario de las cosas increíbles.


Jordaan, Amsterdam

Vivir en Amsterdam es la maravilla de saber que las horas en transporte público y las colas en el metro se cambian por los trayectos desenfadados en caminos que se recorren en bici. Si además de esto le añades que existen lugares preciosos como Jordaan, la felicidad está servida, y con barra libre de emociones extra. Si algo tiene Jordaan es ese carácter bohemio y dulce, lleno de casas encantadoras, tiendas de diseño y jóvenes hipsters tomando vino a las seis de la tarde. Uno de esos barrios flipantes con los que petar tu Instagram de fotos increíbles y decidir que eso de volver a tu país, ya si eso, para otra vida.


Todo listo... ¿Cuándo nos mudamos?