Por qué todavía nadie sabe si Woody Allen es culpable o inocente de los abusos a su hija

Con la publicación de la autobiografía del cineasta y del libro de su hijo, que lo señala como "depredador", se ha reactivado una polémica que lleva décadas en juzgados y sin resolverse

“En los más de cincuenta años que llevo dirigiendo películas he trabajado con cientos de actrices, y ninguna de ellas, consagrada, famosa o principiante, sugirió nunca ningún tipo de indecencia por mi parte”, aseguró Woody Allen en 2018. Muchísimos vieron estas declaraciones como puro cinismo, teniendo en cuenta el largo proceso judicial que tenía con su expareja, Mia Farrow, desde los 90, la cual lo acusaba de haber abusado de Dylan Farrow, su hija adoptiva, y la polémica relación con su actual esposa, Soon-Yi Previn, hija adoptiva de Farrow. Pero como dejó entrever Farrow, si tenía ese expediente intachable es porque a Allen “le gustaban menores y el incesto”.

Sus constantes peleas llevan casi treinta años con batallas legales, escándalos mediáticos, periodos de treguas y amenazas. Ahora se ha vuelto a revivir la polémica con la publicación de Depredadores, crónica periodística de Ronan Farrow, hijo biológico de Mia y Woody, y “A propósito de nada, una sesgada y no del todo oportuna autobiografía en la que Allen reivindica su trayectoria y dedica casi un tercio de las páginas a defenderse de las graves acusaciones de la que fue su pareja”, como la describe El País.

El mismo artículo ha hecho una línea cronológica con las verdades, mentiras e incógnitas del caso. Mia y Woody se conocen en 1979 y salen juntos hasta 1991. Nunca viven juntos, y Woody no llega a tener relación con muchos de los hijos adoptados por Mia, solamente con Dylan y Moses. Al final, acaba adoptando a estos dos en plena ruptura, para demostrar que sí que hizo de padre. En total, sumados a Ronan, serían los únicos hijos en común con Mia. Ahí entra Soon-Yi: era hija de Mia pero, según las memorias de Allen, no tenían demasiada relación. No hasta que cumple 21 años, cuando se hacen amigos y, al final, empiezan una relación amorosa que Mia descubre cuando encuentra fotos de ella desnuda en su piso. Ella asegura que es pornografía denigrante y él, que son desnudos eróticos.

Cuando se entera de la relación, según Allen, Farrow se vuelve loca y empieza a actuar de forma errática y todo lo que hace es por celos y rabia. Uno de estos “actos de locura” es intentar demostrar que la fecha de nacimiento de Soon-Yi fue “asignada al azar” y que en realidad era más joven. “Un análisis óseo realizado a finales de 1977 reveló que la niña tenía por entonces entre cinco y seis años. Esto abre la posibilidad, siempre según la versión de Farrow, de que Soon-Yi fuese aún menor de edad en otoño de 1991, cuando inició su relación con Woody Allen”, asegura El País. Es, según Allen, un intento para demostrar la teoría de que es un pedófilo.

Archivo

Después de descubrir las fotos, “Mia Farrow prepara acciones legales contra Allen. Para ello, pide ayuda a la psicóloga infantil Susan Coates, amiga de la familia, a la que insta a buscar alguna manera de “pararle los pies” a “ese hombre malvado y satánico” al que considera un peligro para sus hijos”. Según describía Coates, Allen y Dylan tenían una relación “extraña e intensamente inapropiada”, pero “no de naturaleza sexual”. Pero tres días después de la visita a la psicóloga, ocurren los supuestos abusos a Dylan Farrow, de siete años. Según la versión de la niña, Allen la subió a su habitación y le tocó "sus partes íntimas".

Es la versión que Mia, Dylan y Ronan mantienen hoy en día, aunque diversos médicos y psicólogos dijeron en el juicio que las declaraciones de la niña eran “poco espontáneas y nada consistentes” y que “todo apuntaba a un lavado de cerebro”. Aun así, Farrow ganó el juicio y la custodia, en parte, porque las declaraciones de los profesionales fueron puestas en duda al estar bajo sospecha de haber sido comprados por Allen. Según el Fiscal, quedaba claro que Woody había abusado de la niña, y la sentencia lo respaldaba.

En 2014, Moses Farrow, salió a defender a Allen y aseguró que Mia “maltrató, deprimió y traumatizó a sus hijos” y que Dylan recibió un “lavado de cerebro” por parte de su madre. En 2018, Soon-Yi salió a defender la versión de Woody y Moses y aseguró que ella empezó su relación con él por voluntad propia y amor. Según El Español, Allen y sus allegados creen que Mia es “una mujer despechada” y lo hace todo por odio.

Pero Ronan, periodista especializado en #MeToo, y Dylan, que ha hecho varias entrevistas reafirmando su versión, han logrado que la opinión pública se posicione a su lado, probablemente debido a la actual sensibilización contra el abuso sexual en Hollywood. Ahora, son muchísimos los actores que han dado la espalda al cineasta, aunque poco se sepa de la verdad: ¿son verdad los abusos o una invención? Como asegura Ronan, “toca ponerse al lado de la víctima, cuyos traumas derivados de todo este proceso legal están más que demostrados psicológicamente”.

CN