La vigorexia, el lado oscuro de la fiebre 'fitness'

El estilo de vida fitness triunfa en las redes sociales, pero puede dejar de ser un hábito saludable para convertirse en una obsesión

Ser ‘fit’ está de moda, solo basta con mirar a las estanterías del súper para ver como han proliferado los yogures de proteínas y otros suplementos para aumentar masa muscular. En las redes sociales más de lo mismo; Instagram está lleno de influencers del deporte que se han hecho populares compartiendo rutinas de ejercicios y recetas ‘fit’. En TikTok hashtags como #BodyBulding o #fit acumulan 27,5 billones y 34,6 billones de visualizaciones, respectivamente. Pero incluso los estilos de vida sanos pueden ser perjudiciales para la salud mental

Detrás de la lógica fitness hay una adoración por el cuerpo y en especial por el músculo. Es cierto que no todo el mundo lo enfoca así, pero en las redes se encuentra gran cantidad de contenido en esta línea. Si bien es cierto que la presión por la estética corporal siempre afecta a las chicas, en este caso, la fijación por esculpir músculo afecta más a los chicos. Hasta el punto que esto puede llegar a afectar a la salud mental y condicionar el estilo de vida. Vamos, se acaba desencadenado lo que se conoce como vigorexia

Qué es la vigorexia

La vigorexia es un trastorno mental basado en el físico: conseguir más músculo se convierte en una obsesión, hecho que afecta a la conducta alimentaria de la persona y a su día a día. Esto implica que la persona acaba construyendo su vida alrededor de mantener el músculo que tiene o crear más, llegando a comer cantidades exageradas de determinados alimentos o dejar de socializar para poder ir al gimnasio hasta el punto de perder habilidades para relacionarse con lxs demás. Es similar a la anorexia, ya que está también condiciona la ingesta de comida e interfiera en la vida de la persona que la padece. 

En el caso de los chicos, la adoración por el músculo se ha convertido en casi un ritual de madurez. Esto, sumado a la fiebre por el fitness, y como en las redes no paran de aparecer tabletas perfectamente definidas y brazos musculosos, acaba afectado a la autoestima de muchos de manera tóxica. Este ideal también afecta a las chicas, que aún les suma otro elemento más con el que rayarse con su cuerpo.

Las redes: una tóxica competición por conseguir músculos

Esta dinámica sobre todo se nota más en TikTok, donde hay centenares de perfiles, la mayoría de chicos, aunque también de chicas, que intentan cada vez conseguir más músculo, y así como aumenta su músculo, también aumentan sus seguidores. Es como una competición. También hay otros perfiles de personas que están en volumen y que comparten las cantidades ingentes de comida que llegan a comer para poder construir músculos imposibles. 

@matiaspereaa Mi humilde cena de hoy 🙏🏼🙏🏼 #cenita #dietavolumen #humilde ♬ sonido original - Matías Perea

Como esta moda, se está esparciendo entre miles y miles de jóvenes. De hecho, es otro ejemplo de hasta que punto las redes impactan en nuestro imaginario y cómo pueden tener efectos nocivos. En este caso se da alas a la idea de que cuanto más fuerte mejor. Cuando realmente estar más fuerte no tiene por qué significar estar más sano