El vídeo de La Manada robando gafas unas horas antes del abuso sexual

Las imágenes de la cámara de seguridad de una óptica de San Sebastián muestran el modus operandi delictivo de los sevillanos

La opinión pública no quiere olvidar lo sucedido durante los San Fermines de 2016 y los miembros de La Manada se lo están poniendo muy sencillo. Si hace poco más de un mes el guardia civil Antonio Manuel Guerrero saltaba a las portadas por su sospechosa tentativa de renovación del pasaporte y hace apenas cinco días hacía lo propio Ángel Boza tras un intento de robo con agresión en Sevilla, ahora casi toda La Manada vuelve al foco mediático tras filtrarse el vídeo que revela cómo robaron en grupo en una óptica.

El vídeo, publicado en exclusiva por El programa del verano de Telecinco, muestra las imágenes captadas por la cámara de seguridad de una óptica de San Sebastián solo veinticuatro horas antes de que tuvieran lugar los abusos sexuales por los que han sido condenados a nueve años de prisión por la Audiencia de Navarra. En concreto, el vídeo revela a cámara lenta cómo cuatro de los miembros de La Manada (salvo Jesús Escudero, el peluquero) roban al menos tres gafas de sol.

El modus operandi es colectivo: mientras se prueban varias gafas de sol con tranquilidad y se tapan entre ellos para cortar la visibilidad de los encargados de la tienda, José Ángel Prenda, Antonio Manuel Guerrero y Ángel Boza ocultan tres de ellas con disimulo para sacarlas de la tienda. El cuarto cómplice, el militar sevillano Alfonso Jesús Cabezuelo, también se prueba unas gafas para despistar pero sale acompañando a sus amigos sin robar ninguna. Un trabajo en equipo premeditado y eficiente.

Pero, a pesar de que las imágenes del vídeo solo capten el robo de tres gafas, el número ascendería hasta nueve según el whatsapp encontrado por la policía en el grupo "El mejor equipo del mundo", en el que el más joven de los condenados, Ángel Boza, alardeaba orgulloso de ello: "Entramos en una óptica y nos llevamos nueve gafas". Sea como sea, los últimos acontecimientos en torno a La manada nos ayudan de dos maneras distintas: nos muestran su verdadera cara y, de paso, nos ayuda a seguir recordando.