El traje anticontagios que deberías usar en tu próxima cita

Usa tecnología que está en el mercado para que podamos hacer vida social sin tener que aplicar estrictamente la distancia, porque echamos demasiado de menos el contacto

A través de cuatro fases tenemos que llegar a la “nueva normalidad”. Pero, ¿qué es la nueva normalidad? Cada país está afrontándola de muchas formas pero, en resumidas cuentas, todo el desconfinamiento acabará con los bares, cines, teatros a mitad de aforos, discotecas sin fecha de apertura en la distancia y festivales y macroeventos a la espera de una vacuna para poder volver a ofrecer ocio multitudinario. Además, está la duda de cuándo volveremos a tener citas, relaciones y a liarnos con desconocidos.

Mientras la mayoría no podemos hacer nada más que esperar a que el Gobierno nos dé indicaciones, la empresa californiana Production Club ha creado un prototipo de traje especial que evite los contagios y nos permita seguir con la vida que teníamos antes de la aparición del COVID-19. Este traje, llamado Micrashell, que solo cubre el tercio superior del cuerpo, está hecho de “tela anticortes, un casco con filtrado de aire, un cristal con buena visibilidad, un dispositivo de comunicación por voz, cámara de vídeo, app para móvil y hasta luces para indicar nuestro estado de ánimo. “Puedes ponerte el casco rojo si no quieres hablar”, explica la empresa en un comunicado de prensa recogido por el portal tecnológico Futurism.

Production Club

“No queremos que se pierda la interacción humano a humano”, aseguran. Así que sí: este equipo está diseñado para que puedas hacer de todo, desde emborracharte y fumar hasta tener relaciones (eso sí, sin besos, y, además, advierten que limpiarse las manos después de hacerlo va a ser un poco lioso). Pero, al menos, “no tendrás que quedarte sin ir de festivales por el virus, ni ir a conciertos y estar con una separación de un metro con el resto de asistentes”, aseguran, dando buenas noticias a todos los festivaleros.

Este traje suena a idea loca de ciencia ficción. Y, sin embargo, no lo es. “Toda la tecnología para que el prototipo sea comercializable está al alcance. Simplemente queríamos demostrar que es muy necesario el ocio y el contacto humano y que si la situación no cambiaba tendríamos que encontrar nuevas medidas tecnológicas”, añaden. Es decir, todavía no tendremos que ir con este traje, pero si hay más brotes y repuntes, podría ser una opción.

Que surjan este tipo de iniciativas y proyectos demuestra el miedo a volver a un encierro y las muchísimas ganas que tenemos de tocarnos, hacer vida social y volver a ese ocio que tanto dábamos por supuesto y que ahora echamos de menos. Por eso, una de las principales preguntas que han surgido con la rueda de prensa del anuncio de las fases ha sido: ¿cuándo podremos ir a tener relaciones? ¿E ir a ver a nuestros rollos, amigos, familiares?

Según explica un documento oficial, a partir de la fase 1 (la que llegará, orientativamente, el 11 de mayo, en función de cómo avancen los contagios), habrá “contacto social en grupos reducidos para personas no vulnerables ni con patologías previas”. Es decir, a partir de entonces podrás volver a quedar con tu novix, tu crush, tu cita Tinder o tus amigxs, “ir a tomar una cerveza o un vermú a una terraza”, como decía Pedro Sánchez.

La cadena Ser añade que todavía se está a la espera de saber cómo de grandes pueden ser esos “grupos reducidos” y, en principio, las citas pueden ser en casas o en un espacio público, ya que el documento no especifica nada sobre el lugar. Lo que diga el Gobierno pues todavía está por ver, aunque lo más probable es que sí que puedas. Eso sí, siempre con muchas precauciones. Quizá no tengas ese traje, pero sí que tienes la capacidad para no quedar con desconocidos constantemente, ir a orgías multitudinarias o a fiestas clandestinas sin la separación de seguridad. Ahora que ya se ve la luz al final del túnel toca ser todavía más responsables si no queremos volver a confinarnos.

CN