El test que te dice si eres facha o progre en un mundo cada vez más polarizado

Ante las discusiones surgidas a raíz de la mudanza de El Rubius nunca está de más saber ubicarnos correctamente

Con toda la liada de los Youtubers y Andorra se está todo el día hablando de lo que representa ser ‘liberal’ o ‘progre’ sin que la mayoría sepa realmente en qué consisten estas posiciones políticas. De hecho, muy pocos saben con más o menos precisión si su ideología política es más o menos liberal, progresista, conservadora o totalitaria. Simplemente opinan de manera aislada sobre cada tema sin tener demasiado claro qué supone posicionarse de una manera y si esto supone una contradicción con el resto de su pensamiento. Por eso hay gente que ataca a El Rubius por mudar su domicilio fiscal mientras se quejan de pagar un pastizal de autónomos o sale a la calle a berrear que quiere tener la sanidad de Suiza, la educación de Suecia y el nivel de vida de Singapur. 

Todo este sinsentido argumental podría resolverse en parte gracias a un sencillo test de 20 preguntas que no te tomará más de 5 minutos de tu tiempo. Se trata del diagrama político de Nolan que recibe su nombre de su creador: el político estadounidense, David Nolan. Básicamente, la idea que tuvo este señor allá por 1969, y que además fue el fundador del Partido Libertario de Estados Unidos, fue situar todas las opiniones políticas en un gráfico en el que los vectores principales fueran la libertad económica y la libertad social. De esta manera se podría saber rápidamente si eres más progresista o conservador o si eres más liberal o totalitario.

Para ello, las 20 preguntas del test evaluarán tu opinión sobre cuestiones de libertad económica tales como la materia fiscal, comercial o el respeto a la libre empresa, y tu opinión sobre la libertad personal en cuestiones como la legalización de las drogas, el aborto o el servicio militar. Al final, lo que para Nolan resultaba el factor diferencial entre las personas era la cantidad de control económico y personal que el individuo estaba dispuesto a aceptar por parte del Estado. Por eso el test era especialmente revelador para aquellas personas con marcadas tendencias estatistas o totalitarias (control grande o total por parte del Estado) o aquellas que directamente optan por reducirlo al mínimo, como el propio Nolan. 

Pero este politólogo no fue el único en querer aclarar el espectro político en torno a dos variables. El periodista y escritor de ciencia ficción, Jerry Pournelle, desarrolló un sistema muy parecido al de Nolan pero sustituyó las variables por el nivel de racionalismo/irracionalismo de las ideas y la apreciación del concepto de Estado desde aquellos que lo ven como un mal necesario (cercanos a la anarquía clásica o las tesis libertarias de Ayn Rand) a aquellos que acaban por convertirlo en dogma como el comunismo o el nazismo (totalitarismos o religiones de Estado). En esencia, el test de Pournelle se centraba en los sentimientos más allá de las respuestas lógicas para categorizar las ideologías. 

Sea como sea, se utilice un sistema u otro, nunca está de más tener una mínima referencia sobre dónde se sitúa nuestro pensamiento político. En la web testpolitico.com puedes realizar el test de Nolan en tan solo 5 minutos y obtener tu situación exacta en el gráfico con una comparativa de a qué partido político te aproximas más. Quizá sea una manera demasiado racional de decidir tu voto pero es muy probable que te sorprendas con el resultado y veas de otra manera a algún partido que creías lejos de tu ideario y que, sin embargo, se parece más de lo que tú pensabas a tus ideales. Lo importante es no moverse por modas o por clichés, sino por tus verdaderos valores.