Una sobrina de Trump desvela sus secretos de infancia que explican su personalidad

Mary Trump, psicóloga, ha publicado un libro donde mezcla un análisis de su personalidad con una radiografía familiar para que todo el mundo entienda la complicada y dañina personalidad del presidente de EE.UU. 

Donald Trump, presidente de Estados Unidos, suele estrenar portadas por escándalos pocas veces relacionados con su política. Su personalidad, excéntrica, extravagante y llamativa es lo que más interés despierta. Cada cierto tiempo suele salir un opinador asegurando que tiene problemas mentales. La última en hacerlo, una psicóloga que lo conoce muy bien, a él, y a su expediente familiar: Mary Trump, la hija de su hermano, es decir, su sobrina.

La semana que viene publicará el libro Demasiado y nunca suficiente: cómo mi familia creó al hombre más peligroso del mundo, en el cual destripa su historial familiar, para entender su retorcida personalidad. El libro no ha gustado nada a Donald (obviamente), por lo que ha empezado un proceso legal para impedir que se publique. Sin embargo, diversos medios estadounidenses ya han tenido acceso a su contenido (que la BBC Mundo y El País han traducido al español), por lo que, aunque las editoriales se echen atrás, las historias de Mary ya se han filtrado.

“Donald, siguiendo el ejemplo de mi abuelo y con la complicidad, el silencio y la inacción de sus hermanos, destruyó a mi padre. No puedo dejar que destruya mi país”, asegura la psicóloga, como motivo para escribir el libro, a las puertas de unas elecciones donde podría salir reelegido como presidente. Gran parte del libro se centra, precisamente, en su abuelo, Fred Trump, el padre de Donald. Según Mary, Fred se dedicó constantemente a maltratar psicológicamente a sus hijos, lo cual les afectó profundamente.

El más dañado por esto fue Fred Jr., el hijo mayor, que debido a los abusos se volvió alcohólico (de hecho, murió por una enfermedad relacionada con el consumo excesivo). Fred no quería que sus hijos desarrollasen y experimentasen todo el espectro de las emociones humanas. Tenían que ser fuertes, imparables, devoradores, capaces de derrumbar a cualquier persona en su camino. “La suavidad era impensable”, recuerda Mary. Por ejemplo, Fred se enfadaba cada vez que su hijo Fred Jr. pedía perdón por un error. “Quería que fuera un ‘asesino’, que fuese despiadado”, cuenta la autora.

Donald se crió viendo cómo los sentimientos “eran inaceptables”, “la lección que aprendió, en su forma más básica, fue que estaba mal ser como Freddy: Fred no respetaba a su hijo mayor, por lo que Donald tampoco lo haría”, añade. Por lo tanto, él tenía que ser alguien mejor de lo que era, constantemente. Da igual cómo fuera, siempre tenía que ser mejor, solo podía centrarse en aplastar a los demás y destacar. “Mentir era principalmente un modo de autoengrandecimiento destinado a convencer a otras personas de que era mejor de lo que realmente era”, escribe Trump.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Código Nuevo (@codigonuevo) el

Usa como ejemplo cuando Trump pagó a otra persona para que hiciera su examen de ingreso a la universidad, ya que no era muy buen estudiante, pero tenía que entrar a una universidad prestigiosa. Eso hizo que Donald asumiera que tenía que mentir y proyectarse como “el mejor, siempre”, y por eso utiliza palabras superlativas en inglés, como “the best”, “the biggest”, etc. “Donald no es simplemente débil, su ego es algo frágil y debe ser reforzado en todo momento porque sabe en el fondo que no es nada de lo que dice ser”.

 “Su consuelo al retratar esa imagen, junto con el favor de su padre y la seguridad financiera que le brindaba la riqueza de este, le dieron la confianza no merecida para lo que fue una farsa desde el principio: venderse no solo como un playboy rico, sino como un brillante empresario hecho a sí mismo”, dice en el libro. Esta faceta de playboy, según su sobrina y psicóloga, la demuestra estando con mujeres más jóvenes (para mostrarse como un hombre deseado) y también con mujeres de entornos vulnerables (y así parecer un poderoso protector de mujeres).

En definitiva, Mary cree que todo lo que hace Donald es mentir, enseñar que es un hombre fuerte, porque desde pequeño le enseñaron que cualquier debilidad que tuviera era una atrocidad, lo cual ha acabado dañándole el ego y creándole muchas inseguridades que combate con esta fachada.

CN