6 señales de que el fin de nuestra civilización podría estar muy cerca

Es difícil determinar por qué una sociedad se derrumba. Aun así, los historiadores ven algunas señas que se están repitiendo en el mundo actual 

El Imperio Egipcio, el Imperio Romano, el Imperio Azteca, las monarquías medievales, la China imperial, la Unión Soviética… son todas sociedades que marcaron una época, que llegaron a la cúspide y que cayeron en desgracia hasta desaparecer. Tuvieron herederos, sí. Pero el sistema sobre el cual se sustentaban desapareció.

Una pregunta recurrente es si a nuestra sociedad le sucederá lo mismo. Y según algunos expertos historiadores, sí, es muy probable. Lo analiza la BBC, cadena pública británica, que explica que estamos empezando a vivir algunos de los eventos que derrumbaron otras civilizaciones anteriores. El Imperio Romano, por ejemplo, colapsó, entre otras, por exceso de territorio, cambio climático, degradación medioambiental, líderes mediocres y amenazas externas.

“Tenemos más tecnología hoy en día, pero no somos inmunes a la amenazas que destruyeron a nuestros ancestros. No hay razón para pensar que el gran tamaño de nuestras sociedades las haga más resistentes. Nuestro sistema económicamente globalizado es, si algo, más proclive a extender una crisis generalizada”, explica Luke Kemp, el periodista a cargo del trabajo. Es decir, que aunque creas que nuestro sistema tan estructurado es señal de estabilidad, es más bien lo contrario, si hay un colapso será todavía a una mayor escala. Según los historiadores a los que ha contactado, estos son algunos de los signos que apuntan que se acerca el final de nuestra civilización.

1. Cambio climático

Cuando el clima cambia de forma abrupta se rompe la estabilidad de las materias primas y la alimentación. Hay desertizaciones, fuertes nevadas, inundaciones, tormentas, tornados… en épocas de cambio climático abrupto las sociedades deben encontrar nuevos sistemas para abastecerse y no siempre lo logran. Se especula que esto sucedió a los imperios Tiahuanaco, Maya o Romano.

2. Degradación medioambiental

Esto se produce cuando el hombre no cuida el medio ambiente que lo sustenta. Lo maltrata y sobreestima su capacidad de recuperación. Al final se produce una deforestación masiva, contaminación hidráulica, cansancio del suelo y pérdida de la biodiversidad. Te suena de algo, ¿verdad? Según algunas teorías, esto ha producido la caída de grandes sistemas e imperios industriales, y podría pronosticar la nuestra.

3. Desigualdad y oligarquías

"La desigualdad política y en el repartimiento de la riqueza puede impulsar la desintegración social, al igual que las oligarquías y la centralización del poder. Esto no solo causa problemas sociales, sino que pone en peligro la capacidad de una sociedad para responder a los problemas ecológicos, sociales y económicos”, explica el artículo. Esto es lo que algunos aseguran que sucedió en el Imperio Chino, cuyo colapso llevó a la República y al fin de un sistema milenario.

4. Complejidad

Según el historiador Joseph Tainter, las civilizaciones caen por su propio peso cuando están abrumadas por su complejidad y burocracia. “Las sociedades son colectividades para resolver los problemas que surgen”, asegura. A cada problema, la sociedad se hace más compleja. Al final, esta complejidad se ha vuelto tan artificial que no tiene más remedio que derrumbarse.

 

"My name is Ozymandias, King of Kings; look on my works, ye mighty, and despair!"

Una publicación compartida de Abel Cobos (@abelcobos) el

Según el politólogo Thomas Homer-Dixon, la complejidad acabó con el imperio Romano y el Maya, que su sistema era tan complicado con tantas piezas, que al final no sacaban suficiente beneficio de lo que costaba mantenerlo y entró en colapso.

5. Amenazas externas

Algunas civilizaciones mesoamericanas nunca esperaron que llegasen los europeos. Cuando trajeron enfermedades como la salmonella, no estuvieron preparados y cayeron en desgracia. El artículo resume este signo de colapso en el mito bíblico de los cuatro jinetes del apocalipsis: guerra, desastres naturales, hambre y plagas.  

6. Mala suerte

Algunas sociedades cayeron por pura aleatoriedad. El factor de la mala suerte siempre está presente: si tú puedes sufrirla y que todo en tu vida se vaya al traste por una mala racha, lo mismo puede pasar en las sociedades y civilizaciones.

Aun así, advierte el artículo, todo esto son teorías y es muy difícil para un historiador determinar por qué se han derrumbado las sociedades. Sin embargo, si pensamos en que pocos sistemas han pervivido en el tiempo, no es de extrañar que el nuestro también llegue a su fin. Y viendo que todos estos síntomas —que comparten muchas de las sociedades decadentes que se extinguieron— están muy presentes en nuestra civilización, que lleguemos a ver nuestro final es cada vez menos descabellado.