El plan de China para que sus jóvenes sean "más masculinos"

Las autoridades aseguran que la cultura pop y los grupos de cantantes "femeninos" están acabando con el "espírtu del yang", la versión china del 'macho ibérico'

Piensa en el típico artista de K-Pop. Tienen una masculinidad diferente: menos agresiva o bruta, como estamos acostumbrados en España. Por eso, muchas veces se les ha calificado de “afeminados” desde los sectores más cavernarios. Y parece que no solo en nuestro país, también en China. Esta estética, que se ha escampado a las estrellas de los países de alrededor de Corea, no le gusta al gobierno chino, hasta tal punto de pixelar las orejas de las estrellas del pop con pendientes que salen por la tele porque es un complemento "femenino".

Weibo

Las autoridades creen que China vive una crisis de masculinidad. En parte, porque la política de un solo hijo ha causado, además de exceso de solteros, “niños mimados”, “débiles” y, en resumen, “afeminados”. Una visión muy patriarcal de la sociedad que se traduce en el plan antifeminización: la estrategia para  la "prevención de la feminización en jóvenes varones" y acabar con “nenazas”, como explica el portal Magnet.

Fue anunciado hace unas semanas por un alto delegado del Comité chino, Si Zefu, que quería combatir la mala influencia de las maestras, madres y cultura pop (a la cual identifica con Occidente) enfatizando en el 'espíritu del yang' que, como paralelismo, sería el ideal del “macho ibérico”, pero aplicado a la cultura china. El plan prevé contratar a más instructores deportivos, rediseñar la educación y revivir la retórica militarista para que los jóvenes quieran convertirse en un “héroe de guerra” y se apunten al ejército, el ideal de masculinidad.

"¿La feminización es ahora un término despectivo?", “Los niños también son humanos... siendo emocionales, tímidos o amables, estas son características humanas", "¿De qué tienen miedo los hombres? ¿Ser iguales a las mujeres?", denunciaban algunos usuarios de Weibo (la principal red social china), contrarios a estas políticas, cuya raíz es única y exclusivamente la misoginia. “¿Acaso una mujer no puede proteger militarmente al país?”, añadía otro usuario, quejándose de las declaraciones de otro cargo público, que explicaba que muchos jóvenes no eran aptos para el ejército y, por lo tanto, proteger al país de las “amenazas occidentales”, por esta supuesta feminización.

Como añade Magnet, hasta los medios oficiales del gobierno ponían en duda la necesidad de este plan y las interpretaciones que se hacían institucionalmente de lo que es “ser un hombre”: “La educación no se trata simplemente de cultivar 'hombres' y 'mujeres'. Es más importante desarrollar la voluntad de asumir la responsabilidad. Los hombres muestran 'el espíritu del yang' en porte, espíritu y físico, que es una especie de belleza, pero 'el espíritu del yang' no significa simplemente 'comportamiento masculino'”.

Para algunos profesores chinos, si estas campañas se llevan a cabo, lo único que van a lograr va a ser que los niños cuya expresión de género no sea la “adecuada” (según sus estándares) sufran bullying. Un retroceso a los esfuerzos de años por construir entornos académicos más respetuosos donde todo el mundo tenga cabida sea como sea. Bullying patrocinado por el Estado, y todo porque quieren más gente interesada en el ejército.