Por qué está en peligro el indulto a Juana Rivas

El juez del caso Juana Rivas no deja en libertad a la madre pese al indulto del Gobierno ya que considera que pondría a los hijos en peligro

El caso Juana Rivas vive cada cierto tiempo un nuevo episodio que retuerce la historia y complica un poco más la vida de esta mujer, que está en prisión desde 2019 por un delito de sustracción de menores: huyó con sus dos hijos hacia España de Cerdeña, donde vivía con su marido, al que acusaba de malos tratos. Pero él la denunció por llevarse a sus hijos sin su consentimiento y fue condenada a cinco años de cárcel que ahora cumple en un centro de inserción social en régimen de semilibertad. 

Se desató entonces una guerra mediática en la que el feminismo defendía el derecho de la mujer a huir con sus hijos de una situación horrible y otra parte que daba la razón a Francesco Arcuri, que aseguraba que esos maltratos eran inventados a pesar de que en 2009 el hombre hubiera sido condenado por violencia de género en Granada, donde vivían por entonces. 

Han pasado más de dos años desde que en marzo de 2019 se confirmó la sentencia de un juzgado de Granada y el Gobierno de España indultó parcialmente a la madre el pasado mes de noviembre por el “interés mayor supremo de los menores”, de forma que Rivas no pierda la patria potestad de sus hijos y pudiera seguir viéndolos. Pocos días después, el juez Manuel Piñar, que lleva el caso, devolvió a Juana Rivas la patria potestad sobre sus hijos. 

Pero este mismo juez, que fue el que condenó a Rivas, el pasado día 9 de diciembre se negó a conceder la plena libertad solicitada por el indulto para liberar a Rivas tan solo 9 meses antes de que acabe de cumplir la pena porque, según él, “podría poner en peligro a sus hijos”. 

Las tres razones en las que se basa son dudosas. La primera, que Juana Rivas no se arrepiente de lo que hizo, aunque en alguna entrevista en televisión ya ha asegurado que no volvería a actuar igual. El segundo es que Rivas ya reincidió en una ocasión a pesar de una sentencia en contra en Italia. 

Y el tercero, hasta ahora desconocido y casi no mencionado en los medios porque una resolución judicial dictó que había que proteger a los menores, es una causa judicial abierta por posibles abusos sexuales a uno de sus hijos. Se abrió una causa contra Juana Rivas por desatención del menor, ya que los posibles abusos habrían tenido lugar mientras ella cuidaba del niño. 

Sin embargo, aquel caso fue sobreseído de manera provisional, sin pruebas suficientes para concluir que hubiera habido abusos, y cerrado mientras no se aportaran nuevas pruebas en un sentido o en otro. Todo vino de unos problemas del niño que la madre achacaba a un estreñimiento crónico y que un pediatra pidió estudiar mejor ya que podría tener como origen un abuso sexual. No hubo nada concluyente en un sentido ni en el otro. 

El juez Piñar, por cierto, ha protagonizado diversas sentencias polémicas porque considera que existe “un excesivo celo en favor de la mujer” en las sentencias. El País explica en un artículo algunos de estos casos. En 2011 condenó a una mujer por denuncia falsa y presentación falsa de testigos, aunque la Fiscalía pedía la absolución. Dijo en la sentencia que “el excesivo celo ideológico de proteger a la mujer” estaba conduciendo a “quitar la dignidad a determinados varones”. E incluso se tomó la licencia de compararlo a funcionamientos promulgados por los dictadores Hitler y Stalin. 

En 2009 condenó a una mujer a pagar las costas judiciales por denunciar a su marido por venganza y en 2017 ya condenó a otra mujer a tres años de prisión por llevarse a su hijo a Francia cuando el niño residía con su padre en España. En 1999, el juez llegó a incluir esta surrealista y machista reflexión en una sentencia: “Viendo la belleza y el atractivo de la persona, cuestión tan subjetiva, la ligera curvatura y redondez que adquiera el muslo derecho en su parte superior (debido a la cicatriz) pudiera, para algunas personas, llegar a constituir un elemento de atracción”. 

Recientemente, también han salido a la luz publicaciones del juez en las redes en las que hablaba de "feminazis" y cuestionaba en general al feminismo y su incidencia en la justicia. Por último, el abogado de Juana Rivas ha anunciado que prepara un extenso recurso de apelación ante la Audiencia de Granada contra esa decisión del juez Piñar en el que "se desmontan uno a uno todos los bulos y falsedades en los que el juez sustenta su injusta decisión". Todo indica que el caso todavía está lejos de llegar a su conclusión.