Una Posible Respuesta A Por Qué La Violencia Machista No Disminuye

"UN HOMBRE MATA A CUCHILLADAS A SU PAREJA EN VALENCIA" es un titular con el que, desgraciadamente, estamos familiarizados. Detrás de este título, está la historia de una mujer que fue asesinada por su novio la semana pasada, y de la que casi todos los medios de comunicación publicaron una noticia. En lo que va de año, 30 mujeres han sido víctimas de la violencia de género en España, y esta es la principal causa de muerte entre mujeres de entre 15 y 44 años en el mundo, según la ONU.

La violencia de género es la principal causa de muerte entre mujeres en el mundo

La violencia de género no es solo la violencia física, sino también el maltrato psicológico, emocional, sexual y económico ejercido contra cualquier persona (este artículo trata sobre la extensa mayoría de los casos: la violencia machista). Fribolizar o pasar por alto este tipo de violencia es sinónimo de participar en ella, y no solo me refiero a esa violencia que acaba en víctimas, sino a todos esos actos sutiles que pasan desapercibidos: los micromachismos, los machismos cotidianos y tantas veces normalizados.

Piropear o tirar los trastos a una mujer sin que ella esté interesada, dar por hecho que una bebida alchólica será para un hombre y no para una mujer, que solo se pueda cambiar a los bebés en los baños femeninos o menospreciar la opinión de una mujer en el trabajo son micromachismos cotidianos, actos que siguen sucediendo en el día a día. ¿Cómo puede ser que todo el mundo se lleve las manos a la cabeza cuando hablamos del asesinato de una mujer por parte de su pareja y cuando hablamos de machismos cotidianos nadie se alarme o, incluso, ni se dé cuenta de ello? Pues porque los micromachismos estan socialmente aceptados.

7 de cada 10 mujeres en el mundo sufrirá violencia física o sexual en algún momento de su vida

"Eres una exagerada feminazi", "Cómo os lo tomáis todo las mujeres..." o "A ti te gusta mucho pelear" son algunas de las respuestas que me han dado muchos amigos o compañeros de trabajo cuando les he advertido de que lo que estaba sucediendo era machismo. Campañas de publicidad cada año inundan los medios de comunicación del país con el objetivo de reducir el maltrato y la violencia de género, pero primero tenemos que observar nuestro alrededor y denunciar los pequeños gestos machistas, porque de aquí a la violencia solo hay un paso. De momento, 7 de cada 10 mujeres en el mundo sufren o sufrirán violencia física o sexual en algún momento de su vida, según la ONU.

Algo está fallando, ¿no creéis?