El origen del Día de San Valentín no es un historia de amor, sino de muerte y orgías

Tarjetas con mensajes empalagosos,  bombones que dicen ‘te quiero’ y flores que hablan de amor, son los regalos que hoy se intercambiarán muchas parejas para celebrar el Día de San Valentín. Otros nos quedaremos en casa mirando series en bucle y nos consolaremos recordando que, en realidad, esta fiesta no nació del amor, sino de un origen que está manchado de sangre. Valentín fue un sacerdote cristiano del s.III que se atrevió a desafiar al emperador romano Claudio II, conocido como ‘el Gótico’, en una época en la que el matrimonio no estaba visto con buenos ojos.

Mientras en el mundo clásico y pagano se favorecían las relaciones abiertas e imperaba en el imaginario colectivo la idea de que los enlaces debilitaban a los hombres luchadores, Valentín estaba casando a hombres y mujeres bajo el rito cristiano, según sostienen varias leyendas. Aquella osadía, junto con el rumor de que estaría contribuyendo a difundir el cristianismo, incluso entre personas de la élite cercana al emperador, provocó que Claudio II ordenara su muerte. Así que, lejos de tener un final romántico, Valentín fue golpeado, apedreado y decapitado el 14 de febrero de aproximadamente 1.700 años atrás en Roma, de acuerdo con múltiples relatos.

Resultado de imagen de origen de san valentin

Sin embargo, antes de morir sintió un atisbo de amor. Una versión de la historia apunta que mientras esperaba su ejecución en prisión, curó la ceguera de la hija de su carcelero y , según otra versión, a la hija de un juez. Fuese quién fuese, Valentín llegó a sentir algo por ella que acabó demostrando al escribirle antes de su muerte una nota que decía: “tu enamorado”. La prueba de que, seguramente, el rato que pasaron juntos arrojó un poco de luz a sus últimas horas de vida.

Su fallecimiento no bastó para que cayera en el olvido. Cuando el cristianismo pasó a ser la religión principal del Imperio Romano, el Papa Gelasio estableció en el 496 d.c. que el 14 de febrero sería la fecha en la que se conmemoraría el martirio de San Valentín. Aunque, algunos historiadores creen que no es 100% seguro que se implantara dicha fiesta para recordar su asesinato, sino que, en realidad, se hizo para acabar con un ritual pagano de fertilidad que se celebraba a mediados de febrero. Se conocía como Lupercalia y consistía en sacrificar animales y emparejar a hombres y mujeres en una especie de lotería sexual. Un desparrame total, vamos.

A pesar de que ahora conocemos un poco mejor la historia de San Valentín, hay que tener claro que se trata de un relato incompleto. La variedad de leyendas hacen que se desconozca si fue San Valentín de Terni o San Valentín de Roma o ambos y si falleció en 269, 270, 273 o 280 d.c. Sea como sea, esta leyenda nos enseña que el 14 de febrero, el día en el que los enamorados se besan, un hombre agonizó hasta su último aliento de vida.