Este niño de 9 años ya es ingeniero electrónico y ahora su objetivo es hacernos inmortales

Es belga y se pasó el instituto en 18 meses, todo sin dejar de jugar a videojuegos ni de tener amigos, según su madre

Sus padres no habían notado nada raro, pero cuando Laurent Simon tenía cuatro años, sus abuelos se dieron cuenta de que era más inteligente que los demás. Cuando entró a la escuela, se tomó el primer año como para practicar. Lo hizo a ritmo normal, pero a partir de allí cogió carrerilla. Llegó al instituto con seis, salió con siete y ahora, con nueve, está a punto de salir despachado de la universidad, con el título de Ingeniería Eléctrica bajo el brazo. Su último examen es el mes que viene. ¿Que todavía te estás pensando qué estudiar? Él parece que no ha tenido demasiado tiempo para pensárselo, porque si quiere estudiar otra cosa, todavía está a tiempo. Es lo bueno de salir con ventaja.

Laurent tiene un coeficiente intelectual de 145, una barbaridad incluso para un adulto, que en términos generales se situá entre el 90 y el 100. Sus padres, en su afán por normalizar al niño casi se pasan por alto sus capacidades extraordinarias, aseguran que es un menor como los demás, monta berrinches cuando no le gusta la comida y juega a Fortnite y Minecraft. Los profesores de Laurent, belga que vive en Amsterdam, aseguran que es "una esponja" que aprende mucho más rápido que todos los demás alumnos.

Se ha ventilado una asignatura de la universidad cada semana y ha sido a este ritmo cómo ha superado el récord de Michael Kearney, un estadounidense que en 1994, a los 10 años, terminó Antropología en Alabama. Por supuesto, ahora las universidades más prestigiosas del mundo se pelean por recibirlo pero sus padres no han dicho qué va a hacer Laurent al salir de la universidad, ya que lo importante para ellos es mantener el equilibrio del niño y no someterlo a presiones ni minutos de fama.

Pequeño influencer

Desde su cuenta de Instagram, donde acumula 33K seguidores, Laurent es un referente para otros niños que ven en él un ejemplo a seguir más que un objetivo inalcanzable. Allí publica fotos de las entrevistas que le han hecho recientemente y retratos con políticos pero también escenas de su vida cotidiana como las vacaciones en Marbella con sus padres.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Birthday Boy!! Joe’s 1’st B-day!!! ❤️ #laurentsimons #bday #gsdforever #instapuppies #joethegermanshepherd

Una publicación compartida de Laurent Simons (@laurent_simons) el

"Creo que habría perdido mucha de su juventud si todavía estuviera en la escuela, si hubiera estado allí en contra de su voluntad. Ahora es como un patio de recreo, así que puede hacer lo que quiera", dice su padre Alexander al canal europeo Euronews. Y lo que él quiere es ambicioso, aunque si es tan eficiente como hasta ahora, podría ayudarnos a todos a tener un futuro mejor: "mi objetivo es la extensión de la vida, es decir, reemplazar partes de los seres humanos por la tecnología, y así por ejemplo dotar a las personas de órganos artificiales y brazos de robots, piernas y cosas por el estilo".

Pequeños cerebros con visión grande. Ojalá pueda cumplir sus sueños.