Natto: el superalimento japonés que provoca náuseas a quienes lo consumen

El natto es un alimento tradicional nipón elaborado a base de soja fermentada que posee increíbles propiedades y que puede ser considerado como un ‘superalimento’. El problema es que resulta tremendamente desagradable

En la ciudad sueca de Malmö hay una institución dedicada a los alimentos más lamentables llamada Museo de la comida asquerosa. Y, aunque proporciona a sus visitantes bolsas para vomitar, persigue una finalidad encomiable: ayudarnos a comprender a otras culturas a través de sus dietas. Después de todo, somos mucho más diferentes de lo que solemos imaginar. Los japoneses por ejemplo, consumen prácticamente a diario un alimento llamado natto de una viscosidad, de un olor y de un sabor para muchos desagradable. Como dicen desde el propio museo, "contiene bacterias que se encuentran en la suciedad, por eso huele a tierra".

En concreto, el natto es un alimento tradicional nipón elaborado a base de soja fermentada. Tal y como la describen desde el medio británico BBC, "tiene un olor similar al amoníaco y una consistencia parecida al moco que hacen de él un producto que divide opiniones, incluso entre aquellas personas que han crecido consumiéndolo". No en vano, hasta un 13% de los japoneses que lo consumen aseguran que sienten asco, no lo disfrutan. Según la chef nipona Yiki Gomi, "el natto apesta muchísimo, definitivamente nota el olor". Pero, y aquí viene lo importante, añade que "siempre lo tengo en mi refrigerador". ¿Cómo se explica eso?

Pues por las magníficas propiedades nutricionales del natto. Tan magníficas que, según una investigación de científicos del Centro Nacional de Cáncer de Tokio, las personas que consumen fermentados de soja como el natto diariamente tienen un 10% menos de riesgo de morir a causa de un accidente cerebrovascular o cardíaco. El origen de este fenómeno está, en palabras del especialista en ciencias de los alimentos Hitoshi Shirakawa para la BBC, en que "es menos probable que los alimentos fermentados a base de soja pierdan los componentes nutricionales durante la fase de procesamiento". Simplemente están mucho más puros.

Unos componentes que van desde macronutrientes como las proteínas, de un alto valor biológico a causa de su amplia variedad de aminoácidos esenciales, a micronutrientes como el hierro, la vitamina B6, la vitamina E o la vitamina K. Todo en cantidades considerables. Pero no creas que los japoneses acaban de descubrirlo: llevan desde el siglo VIII consumiéndolo junto con el tofu y otros derivados de la soja. El hecho de que Japón sea el país con la mayor esperanza de vida del planeta y con mayor número de personas centenarias ha centrado muchas investigaciones en su dieta. Y el natto parece ser una de las claves principales.

Porque, aunque para muchxs japonesxs, y para la inmensa mayoría de personas del resto de países, tenga el sabor de un trozo de tierra, los nipones son capaces de consumirlo exclusivamente por su valor nutricional. Y en ello sí que existe una gran diferencia cultural. A fin de cuentas, aquí nos cuesta en ocasiones hasta dar espacio a las verduras. Y eso que están ricas. O al menos no desagradables. No obstante, las cosas en torno a la alimentación están cambiando últimamente y, como apunta Gomi, "parece que el tiempo del natto está a la vuelta de la esquina". Y tú, ¿le darías una oportunidad aunque fuera por tu salud?