‘La Manada’ celebra su salida de la cárcel

Los cinco miembros fueron visitados por sus allegados en sus domicilios familiares de Sevilla

Era julio del año 2016 cuando José Ángel Prenda, Jesús Cabezuelo, Jesús Escudero, Ángel Boza y Antonio Manuel Guerrero, los cinco miembros de ‘La Manada’, se trasladaron de Sevilla a Pamplona para acudir a los Sanfermines. Allí, llegada la madrugada, abusaron sexualmente de una joven de 18 años. Hace tan solo unos días que estos individuos han abandonado la prisión después que la Audiencia de Navarra decretara libertad provisional bajo la fianza de 6.000 euros. Ahora ya están en Sevilla, intentando regresar a sus respectivas rutinas.

La presión social aumentó con creces después de la libertad provisional bajo fianza. Múltiples comunidades, provincias, consulados y embajadas convocaron manifestaciones para dar voz a la indignación que se estaba —y aún se está—viviendo. Después de su salida de prisión, decenas de medios de comunicación se trasladaron a Sevilla, a los domicilios de cada uno de los integrantes de ‘La Manada’. La atención se ha puesto, sobre todo, en José Ángel prenda, nombrado desde el principio como el líder del grupo. Este sujeto estuvo recibiendo visitas durante todo el día de amigos cercanos y otros miembros de la familia que lo acompañaron para celebrar su salida de la cárcel. No fue hasta el anochecer cuando decidió salir de su domicilio pidiendo a los periodistas “el derecho a hacer una vida normal”.

Los cinco integrantes deben acudir tres veces por semana a las dependencias judiciales a firmar —para confirmar que no se han fugado—una obligación que impone el régimen de libertad provisional. Este lunes Alfonso Jesús Cabezuelo ha sido el primero en acudir a los juzgados. Su salida fue grabada por decenas de medios de comunicación. El militar ha explicado que tras su salida en prisión se encuentra “un poco agobiado” por la presión mediática que sufre.

Es muy poco probable que los miembros de ‘La Manada’ consigan retomar sus trabajos. Tanto Alfonso Jesús Cabezuelo como Antonio Manuel Guerrero, el primero soldado de profesión y el segundo agente de la Guardia Civil, fueron suspendidos desde que ingresaron en prisión. Jesús Escudero trabajaba en una peluquería familiar en el barrio de Triana. Aún no ha regresado a su trabajo (contaba con un contrato fijo) y su tío, propietario del local, no ha confirmado su reincorporación. Los otros dos integrantes no contaban con un empleo fijo antes de su detención.

Tras la libertad provisional muchos locales de Sevilla han pegado en sus escaparates un cartel con el mensaje: “en este establecimiento no atendemos a violadores, #StopManada, este es un espacio seguro para las mujeres”. Otra de las movilizaciones ciudadanas se muestra en contra de una posible entrevista en televisión, según algunas cuentas de Twitter, varias cadenas podrían estar intentando llegar a un acuerdo con los miembros de ‘La Manada’ o con algunos de ellos. Todo ello síntomas del profundo impacto social que ha tenido el caso en la sociedad española y que, por lo visto, seguirá teniendo hasta que las instancias superiores de la Justicia decidan el destino de los cinco jóvenes.