La ley que por fin defenderá los derechos de las mascotas

 

El borrador de ley de mascotas que se ha hecho público prevé multas de hasta 600.000 euros y pretende evitar el maltrato y sacrificio de animales

Nuestras mascotas peludas te dan muchos momentos de felicidad. Te hacen compañía durante el teletrabajo, te dan alegrías y cariño y nunca te abandonan. En cambio, sí que hay muchos humanos que las abandonan o las tratan mal, pero una nueva ley española quiere acabar con algunas de estas situaciones regularizando la vida de los animales de compañía que hasta ahora eran consideradas "cosas", casi como cualquier mueble de tu casa. 

El Gobierno ha hecho público esta semana el anteproyecto de Ley de Protección de los Derechos Animales que controlará la vida de los animales de compañía como nunca se había hecho hasta ahora. 

La ley pasa por encima de las normativas autonómicas y una de sus medidas más importante es la de caminar hacia el sacrificio cero. Una estimación de la federación de asociaciones de protectoras de animales FAPAM citada por El País calcula que cada año se abandonan en España 300.000 perros y gatos. Si nadie los adopta, las protectoras y centros de animales tienen licencia para matarlos entre 20 o 25 días después de llegar al centro. La nueva ley impediría aplicar esta eutanasia a no ser que haya una enfermedad crónica que lo justifique para acabar con el sufrimiento del animal

Muchos perros pasan días solos en un sótano, una terraza o un coche y esto estará prohibido por ley si el nuevo borrador tira adelante. Ningún perro podrá, por ley, estar más de 24 horas solo. Tampoco se podrá emplear fauna salvaje de ningún tipo para circos o espectáculos. Para evitar el maltrato o abuso animal, se creará un registro en toda España de personas inhabilitadas para tener animales. Los datos se transferirán entre comunidades autónomas para que si alguien ha maltratado a un animal y esté inhabilitado no pueda adoptar una nueva mascota y ponerla en riesgo. 

La venta de mascotas en tiendas, con excepción de peces, desaparecerá para poder controlar el origen y la identificación de las mascotas. Solo quien tenga una licencia de criador oficial (para ello hace falta una formación básica en salud animal) podrá vender a un perro o un gato. 

Para tener un animal de compañía, además, habrá que hacer un cursillo formativo para tener las nociones básicas y firmar un seguro de responsabilidad civil. Hasta ahora, los pitbull y los rottweiler estaban incluidos en una lista de perros peligrosos. Esta lista desaparecerá para que sea la conducta del animal y no su raza la que implique si tiene que ser considerado peligroso o no. 

La nueva ley, que pasará en noviembre por el Consejo de Ministros y después por el Parlamento, debería entrar en vigor en 2023 según las previsiones del gobierno. El objetivo es que los animales de compañía vean reconocidos sus derechos.