Sobrevivió a una pistola eléctrica, una lata de cerveza envenenada y un sicario contratado por su mujer

La Policía Nacional ha detenido a tres personas en Mahón (una mujer, su amante y un sicario) acusadas de tentativa de asesinato 

La historia de este hombre oscila entre la suerte más extrema, una película de terror con psicópata incluido y una telenovela mexicana de bajo presupuesto. Sin embargo, aunque haya conseguido salvarse de cuatro métodos distintos de asesinato y haya tenido un ‘final feliz’, su historia no deja de ser un drama y una barbaridad en toda regla. Todo ha saltado con la reciente detención por parte de la Policía Nacional de una mujer y dos hombres en la localidad de Mahón, en Menorca, pero la cosa se inició el pasado mes de agosto cuando la mujer hispanobrasileña informó a la Policía de que un hombre estaba acosándola en las inmediaciones de su trabajo. Tras proceder a la detención del hombre menorquín se descubrió que, en realidad, ambos mantenían una relación sentimental al margen del matrimonio de la mujer. 

Por lo visto, el acosador intentaba coaccionar a su amante para que revelara su idilio al marido amenazándola con revelar vídeos comprometedores. Pero cuando los agentes comenzaron a investigar las cosas comenzaron a tomar un tinte surrealista: apareció una lata de cerveza (manipulada supuestamente por el amante) para contener una mezcla diluida de fármacos con los que envenenar al marido de la mujer. A partir de ahí las cosas se precipitaron y fue dibujándose el retrato robot de una psicópata que resultó ser la mujer que inicialmente había denunciado un acoso ante la policía. Al parecer, llevaba tiempo planificando el asesinato de su marido y para ello llegó a adquirir una pistola de shock eléctrico (tras intentar adquirir un arma de fuego), fármacos para eutanasia de uso veterinario (y que empleó en la lata de cerveza) e, incluso la contratación de un sicario.

Este último, un ciudadano dominicano, habría sido contratado por la pareja de amantes y habría llegado a recibir un adelanto de 2.000 euros. Por suerte para el marido, a pesar de que el sicario había comenzado las labores de vigilancia sobre sus rutinas acabó por no ejecutar el asesinato al romperse las negociaciones con la pareja que lo contrató. Finalmente, la policía de Mahón ha procedido a la detención de ambos atribuyéndoles un delito de asesinato en grrado de tentativa que será juzgado en el juzgado de instrucción número 2 de Mahón. Sin embargo, ambos han sido dejados en libertad con cargos hasta la celebración del juicio con la prohibición de acercarse o comunicarse con la víctima.