Grindr alerta a sus usuarios en Brasil tras la victoria de Bolsonaro

La violencia es un problema endémico en Brasil, y la comunidad LGTBI es especialmente vulnerable

El pasado 28 de octubre, el político y exmilitar Jair Bolsonaro se alzaba contra todo pronóstico con la victoria en las elecciones presidenciales brasileñas. Utilizó como gran baza de su campaña el populismo de extrema derecha, no cortándose ni un pelo en soltar terribles frases contra los derechos humanos, especialmente de los colectivos más vulnerables del país. Es, sin duda, el político más racista, homófobo y misógino del mundo, y su victoria ha polarizado la opinión pública, haciendo que estos discursos nocivos se normalicen y se entiendan como una visión política legítima.

En este sentido, la famosa plataforma de citas gais Grindr, la más utilizada en Brasil, emitió un mensaje de alerta tras las elecciones, para proteger los miembros de la comunidad de este entorno hostil. “Después de las recientes elecciones, miembros de la comunidad Grindr plantearon preocupaciones sobre el riesgo con el aumento de la violencia. Tome las medidas necesarias para mantenerse seguro esta semana”, aseguraba el mensaje.

desastre.mx

El mensaje llevaba a un enlace con advertencias como “no muestres tu cara en tu perfil” o “solo queda con amigos de tus amigos, personas cuya existencia puedas confirmar”, y así evitar algo muy común: quedar con un tío y que aparezca un grupo de homófobos dispuestos a apalizarte. Jack Harrison-Quintana, director ejecutivo de Grindr para la Igualdad, explica a eldiario.es que tras las elecciones, varias organizaciones locales les informaron sobre la violencia. “Esto llevó a nuestro equipo a compartir recordatorios de seguridad generales para nuestros usuarios brasileños con un enlace a nuestra guía de seguridad en línea, en caso de que necesiten recursos o información adicionales ".

Por su parte los votantes de Bolsonaro creen que están exagerando y que no existen estas violencias que preocupan a las organizaciones. “Es una exageración, siempre han pasado esas cosas en Brasil, ahora Bolsonaro no va a perseguir a los gais. Es verdad que ha pronunciado frases homófobas en el pasado, pero es porque se le calienta la boca, ahora les acepta”, explica en el mismo artículo una exmilitar seguidora del ultraderechista.

Aun así, la violencia a la comunidad LGTBI no es algo nuevo que haya aparecido por el efecto Bolsonaro. La violencia, en general y homófoba en concreto, es un problema endémico en Brasil, dejando 2017 con un récord de personas muertas: nada menos que 64.000. Aun así, sí que está claro que con un presidente que dice explícitamente que odia a los gais, aquellos homófobos que antes tuvieran dudas para salir a agredir a la calle, ahora se verán legitimados y respaldados por su Gobierno. Se abre la veda para perpetuar la homofobia que poco a poco se estaba intentando hacer desaparecer en Brasil.