Por qué el experimento de la renta básica en Finlandia no salió como se esperaba

Este experimento quería reducir el paro a través de un sueldo mensual que cubriera los gastos mínimos y así promover el emprendimiento y la búsqueda de empleo sin estrés ni ansiedad

Entre enero de 2017 y diciembre de 2018, Finlandia hizo un experimento económico-social que parecía revolucionario: pagar un sueldo mensual de 560€ a 2000 personas en paro escogidas al azar. Pero las conclusiones, aunque variadas, han sido muy decepcionantes. Es verdad que la gente manifestó más felicidad, pero el objetivo del gobierno era impulsar el emprendimiento, pero la realidad ha sido que la medida no ha ayudado a impulsar empleo.

El experimento pretendía, como explica la televisión británica BBC, “averiguar si una red de seguridad económica garantizada ayudaría a la gente a encontrar trabajo y les brindaría apoyo en caso de que quisieran aventurarse a emprender”. Pero a nivel laboral, ha sido un auténtico fracaso. Es verdad que algunos de los participantes encontraron trabajo, pero la probabilidad no era más alta que entre el resto de la población. O sea: una seguridad financiera no te garantiza mejores condiciones para encontrar trabajo, según el estudio.

La otra conclusión es que la renta básica ha hecho a las personas más felices. Para el gobierno, esto no significa un triunfo, aunque muchos sectores de la población piden que se tenga en cuenta. Gracias a este experimento, quienes recibieron el dinero vivieron con menos estrés y con menos ansiedad. Pudieron vivir mejor. Así que la ciencia empieza a mezclarse la ideología de cada uno y los fineses han empezado a hacerse preguntas: ¿debería el gobierno ser efectivo económicamente, o debería asegurarse la felicidad de sus ciudadanos aunque pueda verse resentida la economía del país? Depende de cuál creas que es su función.

Ahora, el gobierno finés hará un estudio mucho más amplio sobre esta renta básica universal. En él reflexionará sobre si este experimento ha fracasado o no y si es aplicable en el futuro. Por ahora, solo ha beneficiado a 2000 personas en paro, pero en teoría la renta universal consiste en que todo el mundo reciba un ingreso mensual, independientemente de su situación laboral, económica o social.

Aunque este experimento pueda parecer lejano y novedoso, no lo es para nada. La primera mención a una renta básica fue en el siglo XVI y desde entonces se han hecho muchos experimentos para ver si implantarla tiene sentido. En España tenemos, por ejemplo, la propuesta de Izquierda Unida, que está en el Congreso de los Diputados dentro de Unidos Podemos, para crear una renta básica para las familias sin ingresos, o la Renta garantizada de ciudadanía de Cataluña que tiene como objeto ayudar a llegar a final de mes a las personas con menos recursos.

Lo novedoso del plan finés era que por primera vez no enfocaba a ayudar a familias en riesgo de exclusión, sino que se iba a aplicar a toda la ciudadanía. Sin embargo, hasta que no se redacten las conclusiones finales no sabremos si se aventurarán a implantar la renta mínima para toda la población. Pero viendo los resultados preliminares, parece que el sueño del dinero gratis seguirá siendo una utopía.