¿Por qué se están escribiendo libros que nadie podrá leer hasta el 2114?

Los y las escritoras de estos manuscritos estarán muertos cuando sus libros puedan ser leídos. Leídos por personas que, a día de hoy, aún ni existen. Se trata de un proyecto noruego que se llama 'Future Library'

La lectura debería ocupar mucho más tiempo del que ocupa en la actualidad. Poco a poco, las nuevas generaciones se van acercando a este universo que puede aportarles no solo imaginación sino también sabiduría. Para el futuro, habrá nuevas obras, nuevos libros y por supuesto nuevas autoras y autores. En este contexto próximo es donde entra el proyecto 'Future Library'. Esta iniciativa nació durante el verano de 2014. Katie Paterson, la creadora, tuvo una idea. La joven ha plantado 1000 abetos en un parque al norte de Oslo, la capital de Noruega, cuya única función es que, dentro de 100 años, sirvan para fabricar el papel con el que se publicarán 100 libros. Serán manuscritos hechos a consciencia para que nadie los lea hasta el año 2114.

Desde aquel 2014, esta 'Future Library', recoge una obra de un autor popular para guardarlo bajo llave en la llamada 'habitación silenciosa', una sala que está en construcción dentro de la famosa Biblioteca Deichman. La primera autora en entregar un libro fue Margaret Atwood, autora de El cuento de la criada. Otrxs autorxs invitados han sido Karl Ove Knausgård, David Mitchell y Elif Shafak, entre muchísimxs más. El motivo por el cual han sido seleccionadxs es por la contribución a la literatura y a la poesía y por la habilidad de su trabajo, de capturar la imaginación de esta y generaciones futuras. 

Katie Paterson explica en la web de la iniciativa que sus "proyectos hablan de nuestro lugar en la Tierra en el contexto del tiempo geológico y el cambio y que "el objetivo de su obra es colapsar la distancia que existe entre el observador y los bordes más lejanos del tiempo y el cosmos". De hecho, Paterson tiene otros proyectos como intentar reproducir los sonidos de un glaciar derritiéndose y enviar un meteorito de vuelta al espacio. Esta 'Future Library' tiene como núcleo a la naturaleza y busca interconectar a las personas que viven ahora y a los que vendrán. Lxs autorxs ya no estarán entre nosotrxs cuando se publiquen estos manuscritos y quienes los leerán aún ni siquiera existen. Toda la iniciativa, en conclusión, cuestiona la forma actual de crear de forma efímera y en ráfagas cortas de tiempo.

Las obras recopiladas estarán en exhibición, pero los manuscritos no estarán disponibles para su lectura. Esto ha generado ciertas críticas por parte de los medios de comunicación, los cuales opinan que estas obras están siendo excluidas de quienes pueden leerlas en la actualidad o en un futuro próximo, como si fuera una cultura pensada para excluir a algunas generaciones y exclusivamente prevista para aquellas personas del futuro que, aún no sabemos, si sucederán. 

Aún así existe cierta magia en pensar que escritorxs de la actualidad tendrán lectorxs que aún no han nacido. Es como enviarles un mensaje desde el pasado que, además, podrán leer en unas hojas que, a día de hoy, están creciendo. La conexión entre todos estos puntos es lo que hace que este proyecto sea único.