La empresa que venderá leche materna cultivada en laboratorio antes de 2025

La startup Biomilq ha anunciado que han conseguido una fórmula exacta de la leche materna de los humanos a través de células mamarias cultivadas en un laboratorio

A estas alturas a nadie le sorprende ya la noticia de que pronto todxs comeremos carne de laboratorio, pero lo que quizá te dejé un poco más confundidx es que en tres años será posible comprar leche materna creada en laboratorio. "A nuestro equipo le emociona anunciar que hemos producido la primera leche materna a partir de células humanas cultivadas en el mundo", anunciaba hace unos días la web de Biomilq, la startup que espera patentar el nuevo producto que se podría poner en comercialización en el año 2025 si toda va bien.

"La leche humana es tremendamente compleja, tanto en composición como en estructura, lo que había hecho imposible replicarla fuera de una persona lactante", explicaba la investigadora de Biomilq, Jennifer Smilowtiz. Sin embargo, el proceso de creación ha sido bastante rápido y en 11 meses el equipo de Biomilq ha logrado lo que parecía tarea imposible: "Por fin podemos confirmar que el producto de Biomilq tiene idénticos macronutrientes en tipos y proporciones de proteínas, carbohidratos complejos, ácidos grasos y otros lípidos bioactivos que abundan en la leche materna". 

El motivo del espectacular avance en la investigación se debió a la inversión de 3,5 millones de dólares que las fundadoras del proyecto, Leila Strickland y Michelle Egger, consiguieron tras anunciar que sus células mamarias cultivadas en laboratorio ya eran capaces de producir por sí mismas los componentes más importantes de la leche: la lactosa y la caseína. Como no podía ser de otra manera, uno de los grandes inversores ha sido el fondo Breakthrough Energy Ventures del magnate de la informática y filántropo norteamericano, Bill Gates.

Sea como sea, el anuncio de la startup y la comercialización del producto proyectada para dentro de tres años han provocado gran hype a pesar de que el coste de producir el producto es demasiado elevado y el hecho de que por muy similar que sea en su composición a la leche materna, la misma no puede actuar todavía como un sustitutivo eficaz de la leche materna. Eso sí, en cuanto solucionen el tema del coste de producción y pasen las regulaciones la nueva leche de laboratorio podría ser una alternativa a la denostada leche de vaca y quizá la más indicada para bebés con problemas de alergia. 

"Debido a que nuestro producto se produce fuera del cuerpo en un entorno controlado y estéril, nuestra leche está libre de toxinas, alérgenos y medicinas que en ocasiones se detectan en la leche proveniente de los pechos humanos", explican desde la web dejando en todo momento claro que no es leche materna ni pretende sustituirla. "Como pioneros que desbloquean el potencial humano con biotecnología mamaria de vanguardia, nos tomamos muy en serio el hacer lo correcto por las personas y el planeta", concluyen. Quien sabe si nuestros hijxs o nietxs crecerán tomando bioleche.