Detenido el "príncipe nigeriano" que estafó a 2 millones de personas con sus correos electrónicos

El FBI y la policía de Dubai han anunciado la detención del estafador Ray Hushpuppi Abbas quien enfrenta una pena de 20 años de cárcel por estafa y lavado de dinero

Si nunca te ha llegado un mail de un príncipe nigeriano que necesita tu ayuda para cobrar una herencia millonaria es que no tienes vida. Sin duda alguna fue el equivalente del ‘timo de la estampita’ en la década del 2000 y, seguramente, aunque resulte difícil de creer, más de uno/a poco avispado cayó en la trampa. El caso es que si existen tantos timadores en este mundo es porque existen tantos o más ingenuos que caen en sus trampas. Y entre todos ellos los nigerianos se han ganado el topicazo de ser los reyes de las estafas por internet. Un prejuicio que no se basa en una realidad, ya que solamente el 6% de estas ciberestafas se producen desde este país africano, pero que parecía haber sido confirmado por el príncipe nigeriano más viral de los últimos tiempos: Ray ‘Hushpuppi’ Abbas.

Este personaje era de todo menos discretito. Con 2,4M de seguidores en Instagram, al bueno de Ray le encantaba lucirse con su flota de Rolls Royce, su jet privado y su lujoso estilo de vida en Dubai, Emiratos Árabes Unidos. No sabemos si tenía linaje aristocrático pero lo que sí se sabe es que era un ladrón de guante blanco que estafa millones de dólares a través de cuentas falsas de correo electrónico. Así lo ha confirmado el FBI norteamericano que tras meses de investigación ha procedido finalmente a su detención en su residencia de Oriente Medio acusado de estafar 900.000 euros a un inversor de Nueva York y de sustraer 13 millones de dólares a un banco mediante un ataque informático aunque, por lo visto, el FBI todavía está acumulando pruebas para poder unificar todos los delitos que se le suponen.

Pero lo realmente increíble de sus estafas es que su método podía ser poco o nada sofisticado, pero funcionaba a la perfección. Conseguía acceder a cuentas de correos de ejecutivos de bancos mediante correos con cuentas falsas para luego realizar traspasos a cuentas en bancos de todo el mundo. Tan pronto como la orden de traspaso se hacía efectiva la cuenta y su receptor desaparecían rápidamente. Sin embargo, su asombrosa falta de discreción y su utilización de la misma cuenta que tenía ligada a sus cuentas de Instagram y Snapchat, rayhushpuppi@gmail.com, acabaron por relacionarle con algunas de estas estafas. De hecho, la tapadera de Ramón Abbas, su verdadero nombre, como inversor inmobiliario era tan poco creíble que venía despertando el interés de la policía norteamericana desde hacía tiempo.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

What y’all think about my new bespoke black badge Rolls-Royce Wraith? Lol. This post is to everyone who has been made to feel low about themselves, to those who has been told will never amount to anything, to those who has been looked down upon, I want you to know today that as long as you don’t see yourself as low as they make you seem, as long as you have a valid dream and work hard, and most importantly if you believe in God, you can achieve anything and everything. This post is specially dedicated to all Hushpuppi fans worldwide, to those who don’t know me and has defended and supported me in anyway or the other, to my real friends JJ, Rawflesh, OvaWise, Debo Bentley, SK, Hp and S.p of Ghana and all those that I can’t mention, God bless you all. Make una repost and congratulate me o make my success loud pass my failures and shortcomings 🤣 #RollsRoyce #Bentley #Wraith #Bentayga #BlackBadge #Versace m

Uma publicação compartilhada por HUSHPUPPI (@hushpuppi) em

Además de poco disimulado, sus objetivos eran más que ambiciosos: según el FBI y la policía de Dubai, el nigeriano intentó robar 124 millones de dólares de un gran club de fútbol de la Premier League, algo que hubiera resultado un escándalo mundial si hubiera tenido éxito. Junto a Abbas fueron detenidas otras 11 personas y se recuperaron 41 millones de dólares, 13 coches de lujo valorados en 6,8 millones de dólares y material informático con evidencias de al menos 100.000 estafas a más de dos millones de víctimas. Con una posible condena de 20 años por lavado de dinero y estafa, Abbas y el resto de su organización criminal esperan juicio desde la cárcel de Chicago, aunque se prevé que en los próximos días serán trasladados a Los Ángeles donde, precisamente, residen gran parte de sus víctimas. 

CN