Este país destruirá un millón de dosis con solo un 3% de la población vacunada

Este país africano recibió muchísimas dosis pero tendrá que destruirlas a pesar de que su población está mayoritariamente sin vacunar

Las diferencias entre Occidente y el continente africano es una injusticia que no viene de nuevo y que, con temas tan importantes y delicados como es la distribución de las vacunas contra el covid-19, se hace más patente que nunca. Los países con economías más potentes compraron casi tantas dosis como se estaban fabricando en detrimento de los estados africanos, que se han visto rezagados en la lucha contra la pandemia que azotó a todo el mundo.

Los estados africanos, como Nigeria, que es uno de los países más poblados de todo el continente, solo pudieron empezar a comprar vacunas cuando los países más ricos económicamente hablando comenzaron a liberar las reservas que tenían, en gran parte a través del plan Covax, que a principios de año experimentó dificultades para cumplir con sus compromisos de suministro de vacunas, especialmente en toda África.

Pero cuando a Nigeria,que solo tiene un 3% de la población vacunado, le llegaron de golpe miles de vacunas (700.000 AstraZeneca de Reino Unido en agosto, 800.000 de Canadá en septiembre, 500.000 de Francia y cuatro millones de Moderna y 3.6 millones de Pfizer de Estados Unidos en octubre) no tuvo tiempo de distribuir y administrar todas las dosis y el gobierno nigeriano calcula que se le han caducado, como mínimo, un millón de vacunas.

Además, según recoge la BBCNews, el ministerio de Salud de Nigeria aseguró que muchas de las vacunas donadas que les llegaron fueron entregadas próximas a expirar, lo que ha planteado problemas logísticos muy serios en un país que ya de por si no tiene un sistema de salud pública muy potente. "Esto nos dejó muy poco tiempo, en algunos casos solo semanas, para usarlas, después del tiempo para transportarlas, distribuirlas y entregárselas a los usuarios", argumentó el ministro de Salud, Osagie Ehanire.

Es por este motivo que el gobierno nigeriano asegura que todas las vacunas caducadas serán destruidas y declina “cortésmente” todas las donaciones de vacunas de países occidentales que, en teoría, quieren ayudar (¿O dar buena imagen?) a Nigeria. Este no es el único país africano que ha visto como se la caducaban las en las manos mientras la mayoría sus habitantes sigue estando sin inmunizar. A Malaui y a Sudán del Sur, por ejemplo, les pasó lo mismo y, por su parte, la República Democrática del Congo devolvió las vacunas no utilizadas para que fueran distribuidas en otros países y evitar su vencimiento.

Sobre esta problemática, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya criticó en julio que unas 450.000 dosis hubieran expirado en países africanos y pidió que las donadas tengan un mínimo de dos meses y medio de vida útil para cuando lleguen al país beneficiario