Descifró los códigos secretos del Asesino del Zodíaco 50 años después

El equipo se pasó 14 años para encontrar a qué letra correspondía cada símbolo y cómo tenía que ordenarlos para dar palabras con sentido

¿Quién es el Asesino del Zodíaco? Nadie lo sabe. Es un misterio desde hace más de 50 años. Pero no es uno de los casos más famosos de la historia porque desapareciese sin dejar rastro. Es por todo lo que lo rodeó: los mensajes en clave que enviaba a la prensa, que hubiera retratos robot que coincidían pero nadie pudiera identificar esa cara, que no se supiera su nombre exacto, o incluso que matase en tan poco tiempo, de la nada, y luego dejase de hacerlo. Es un caso muy, muy misterioso y de los favoritos para los fans del true crime. Y ahora vuelve a estar de actualidad, porque, como avisaba el FBI, unos ciudadanos han resuelto uno de sus crípticos mensajes después de 14 años de investigación

Pero, como contexto. ¿Quién es el Asesino del Zodíaco? Actuó en California entre diciembre de 1968 y octubre de 1969, y según la policía, se le adjudican cinco asesinatos y dos intentos (ya que ambas víctimas sobrevivieron), aunque él prometía 37 muertos. Estos dos supervivientes luego hicieron un retrato robot muy parecido entre ambos: parecía que tenían la cara del asesino y una perfecta descripción de su físico: “entre 20 y 30 años, blanco, corpulento, de pelo castaño”. Y aun así no lo encontraron.

Fragmento de la carta del Asesino del Zodíaco

Aunque lo que más lo caracteriza, y que inspiró una película, son sus cartas. Después de cometer tres asesinatos, el 1 de agosto de 1969, envió tres cartas escritas a las redacciones de los diarios Vallejo Times Herald, el San Francisco Chronicle y el San Francisco Examiner. Las tres, prácticamente idénticas, eran una confirmación de que era un asesino en serie y que los tres primeros asesinatos eran suyos. Además, aseguraba que o se publicaban las cartas en primera plana junto a un criptograma que desvelaba su identidad, o mataba doce personas ese fin de semana. Los diarios obedecieron y el asesino cumplió su palabra.

Lograron desvelar el contenido de esta carta: “me gusta matar gente porque es mucho más divertido que matar animales salvajes en el bosque, porque el hombre es el animal más peligroso de todos. Matar es la experiencia más excitante. Es aún mejor que acostarse con una chica. Lo mejor de todo esto es que, cuando me muera, renaceré en el paraíso y todos a los que he matado serán mis esclavos. No os daré mi nombre porque tratarán de retrasar o detener mi recolección de esclavos para mi vida en el más allá ebeorietemethhpiti”, esos últimos caracteres no se descifraron. Y no fue la última carta. Empezaban sus juegos.

Envió muchas cartas, identificándose como Zodíaco (Zodiac, en inglés) y usando el logotipo de la marca de reloges Zodiac para firmar sus cartas. Incluso en una aseguraba que había asesinado a 37 víctimas, no solo las 5 a las que se le adjudicaban. Demostró que era un asesino vanidoso, que estaba “jugando” (hacía exigencias a la prensa, dejaba pruebas para los agentes, enviaba criptogramas, y otra vez se rio de la policía diciendo que unos agentes lo pararon después de un asesinato y los convenció de que era un hombre cualquiera). Para él era divertido.

Después de los asesinatos que se le adjudicaron, siguió comunicándose por cartas. Y dejó algunos acertijos sin resolver. Como el que acaba de descifrar David Oranchak, un desarrollador de software y experto en cifrados, junto a dos colaboradores. Se pasó 14 años para encontrar a qué letra correspondía cada símbolo y cómo tenía que ordenarlos para dar palabras. Esto, sin duda, demuestra lo inteligente que era el Asesino del Zodíaco.

La carta decía: “espero que lo estéis pasando muy bien tratando de atraparme. Ese que salió en televisión no era yo. No me asusta la cámara de gas porque me enviará al paraíso lo antes posible. Ahora tengo los suficientes esclavos que trabajen para mí mientras que el resto del mundo no tiene nada. Así que les asusta la muerte. A mí no me asusta porque sé que mi nueva vida será fácil en la muerte paradisíaca”, en referencia a esos ‘esclavos’ en el más allá que hacía con sus asesinatos. Ahora quedan todavía algunas cartas por resolver y, como asegura la BBC, una de ellas podría incluir su nombre, porque ponía "my name is _____" seguido de unos caracteres similares. Sin embargo, los códigos cambian en cada carta, así que no es fácil hacerlo. Todavía le queda mucho al misterio para ser resuelto.